Ante el aumento de contagios de coronavirus, desde el Gobierno central han asegurado que sí están actuando para frenar los rebrotes, aunque recuerdan que ahora mismo la gestión sanitaria recae sobre las comunidades autónomas.

Así lo ha expresado la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, que ante los medios de comunicación ha defendido que "el Gobierno de España está, como desde el minuto uno, en la colaboración más absoluta, y el sistema está funcionando como estaba previsto".

La dirigente socialista responde de esta manera a las críticas, especialmente del PP, que acusan al Ejecutivo de inacción. Los 'populares' piden cambiar las leyes sanitarias para que las comunidades puedan legislar sin el temor a que los jueces frenen esas medidas.

"Estamos casi en septiembre y aquí no se ha impulsado ni una sola medida legislativa que venga a mejorar el marco que pueda tener una autonomía. Está haciendo una dejación de funciones", ha apuntado Cuca Gamarra, portavoz del PP en el Congreso.

Lo mismo señalan algunos presidente autonómicos, como la madrileña Isabel Díaz Ayuso, que pide al Gobierno de Pedro Sánchez que haga algo, aunque en mayo cuando tenía las competencias gracias al mando único rechazaba la injerencia. "Aprovechan el mando único para imponer barbaridades", decía entonces.

Esta se trata de una incoherencia, según la ministra de Defensa, que pide no hacer un uso partidista de la pandemia. "Me sorprenden los vaivenes que en esta materia da el PP. Sería bueno que quienes tienen responsabilidades políticas fueran coherentes con aquello que piden", ha señalado Margarita Robles, que además ha indicado que "no es necesario cambiar las leyes para afrontar la escalada de casos".

Por su parte, los juristas han pedido más claridad a los legisladores respecto a este debate. "La ciudadanía está confusa y es necesario una mayor claridad por parte de nuestro legislador", ha apuntado el magistrado Ignacio González Vega.