A un día del Comité Federal, los socialistas intentan rebajar la tensión con señales de cierto acercamiento. "Cuando escuché a Susana Díaz decir que quería ayudar a coser me la creí", ha señalado Miquel Iceta.

Patxi López, cercano Pedro Sánchez y señalado como posible mediador, mostraba en Twitter que le duele esta situación, un sentimiento al que Susana Díaz se unía: "Como a mi compañero Patxi, me duele el PSOE".

Guillermo Fernández Vara, otro de los críticos, prefiere mantener silencio, aunque en el debate de fondo se mantienen las diferencias públicas. Desde Asturias advierten a Sánchez de que no van a apoyar una alternativa a Mariano Rajoy. "Hay dos opciones, o gobierna la lista más votada o elecciones", explica Javier Fernández, presidente de Asturias.

Otros insinúan que la abstención es el mal menor. "La pregunta es si queremos terceras elecciones, si es bueno para España y para el PSOE que haya nuevas elecciones", señala Javier Caballero, alcalde de Vigo.

A los críticos se dirige Borrell, para pedirles claridad: "Díganme ustedes que quieren hacer de una vez, no se escondan bajo el ala, no miren para otro lado, no vayan por los platós contando lo que no dicen en el Comité Federal". Cree que se han equivocado dimitiendo y que no se puede colocar una gestora.