Las discrepancias entre el fiscal jefe Anticorrupción y el que se encarga del caso Lezo tuvieron consecuencias. Según ha podido saber laSexta, un día después de que Carlos Yáñez diera luz verde a los registros que no consideraba pertinentes Manuel Moix, le dijo a Yáñez que tenía tres días para presentar su renuncia. Él se negó.

La Fiscalía Anticorrupción ha contestado inmediatamente: asegura que ni ha cesado a Yáñez ni tampoco lo ha apartado de la investigación, pero en ningún momento desmiente que le haya pedido que renuncie.

Además, en la nota, Anticorrupción recuerda que ha solicitado que se renueve la plaza del fiscal encargado de Lezo. Aunque lo cierto es que el Fiscal General ya la había renovado antes de esta polémica. Según ha sabido laSexta, fue el 6 de abril.

Pendientes de más aclaraciones, Yáñez tuvo el respaldo absoluto de todos los fiscales en su pulso con Moix por la operación Lezo. Es más, una de las tres asociaciones profesionales de fiscales pide que se estudie la actuación de Moix en esta investigación y su posible cese.