Un tribunal de apelación de California ha avalado el despido de dos policías de Los Ángeles (EEUU) que ignoraron una alerta por robo por estar jugando a capturar Pokémon en 2017.

De acuerdo con los documentos del juzgado, la Corte de Apelaciones de California ha avalado una decisión de un tribunal inferior: en ella se daba por bueno el despido de ambos agentes.

Los agentes en cuestión, Louis Lozano y Eric Mitchell, se encontraban de patrulla en abril de 2017 cuando se emitió la alerta por robo. Al no responder a la alerta ni a posteriores llamadas de radio, su sargento decidió investigar la razón de lo ocurrido. En sus primeras explicaciones señalaron que estaban en un parque, donde se estaban relacionando con gente local que tenían la música alta, por lo que no pudieron responder. Esta versión no convenció a su superior, que decidió revisar las cámaras del vehículo policial, según informa el rotativo Los Angeles Times.

En el vídeo, el sargento pudo comprobar que los agentes escucharon la llamada, debatieron y decidieron no responderla. "Ah, que le den", dijo Lozano, de acuerdo con los documentos judiciales.

En lugar de hacer su trabajo, los agentes estaban jugando a la aplicación Pokémon Go: en concreto, se encontraban a la caza de un Snorlax, uno de estos monstruos, que era raro y no había aparecido anteriormente en el área. Durante veinte minutos tras la alerta, ambos agentes debatieron sobre Pokémon y fueron en el coche patrulla a diferentes localizaciones donde, presuntamente, habría nuevos ejemplares.

La justicia ha rechazado las alegaciones de ambos agentes despedidos y estima que el uso de las cámaras internas del vehículo fue correcto.