Rusia ha tomado el mando de la planta nuclear de Zaporiyia, la más grande de Europa. Un bombardeo en la madrugada de este viernes ha provocado un incendio que ha activado todas las alarmas por el riesgo de sufrir una catástrofe.

Entre los ciudadanos que están intentado huir de la ciudad se encuentran Danny y Natalia. Esta pareja ha tratado de tomar un tren, pero el Ejército solo permitía la entrada a niños y mujeres y no se han querido separar.

Así lo han explicado en una entrevista en Más Vale Tarde. "Yo estaba en la puerta del tren y un soldado me ha dicho que no, que solo podían entrar niños y mujeres. Mi esposa ha tenido la oportunidad de marcharse, pero no nos queremos separar", ha explicado Danny.

Ahora, según nos cuenta Natalia, se encuentran "sin rumbo" e intentando huir a la desesperada del país. "Estamos sin rumbo. Teníamos una meta, una casa y solo hemos podido coger una mochila con documentos", ha señalado tras asegurar que siente que está traicionando a su familia, que se queda en Ucrania.

En el vídeo que acompaña a estas líneas, además, narran que el Ejército ruso está "destrozando hospitales de maternidad y atacando a población civil".

En la tarde de este viernes, la delegada de Estados Unidos en la ONU, Linda Thomas-Greenfield, ha asegurado que las tropas rusas están a 32 kilómetros -y acercándose- de la segunda central nuclear más grande del país. Esto hace que la situación de "peligro inminente" se mantenga.