La Inspección de Trabajo va a comenzar una campaña específica que durará 15 días y que realizará 10.000 visitas a empresas en ERTE para controlar que no se estén dando posibles fraudes, según fuentes de Trabajo a laSexta. Además, se ha remitido 75.000 cartas a empresas para avisar de que están siendo investigadas.

El Ministerio de Trabajo ha destacado que el comportamiento de las empresas está siendo "masivamente ejemplar" y que por lo general se está haciendo aprovechando de manera correcta la herramienta de los ERTE, pero se quiere garantizar que haya un buen uso del dinero público y, por tanto, evitar los fraudes.

Así, los inspectores acudirán a un total de 10.000 empresas que situadas bajo el punto de mira de la administración por contar con información que muestra indicios de fraude. Estas informaciones provienen de denuncias presentadas en la Inspección Provincial, comunicaciones dirigidas al Buzón del Fraude de la Inspección, empresas que ya han recibido inspecciones y que generaron "dudas" y empresas que han sido seleccionadas mediante cruce de datos por la Herramienta de Lucha contra el Fraude.

No obstante, la titular de la cartera de Trabajo, Yolanda Díaz, ha informado de que esta campaña intensiva es una actuación específica más que se suma a los controles que ya se vienen realizando desde mayo y que se seguirán haciendo pasada la quincena.

Trabajo ha detectado fraudes y ha abierto actas de infracción

De hecho, confirmó recientemente en una entrevista en El Intermedio que se estaban detectando fraudes y que la labor del Gobierno pasaba por "hacer pedagogía con los bienes públicos". Además, aseguró que todos los datos se harían públicos.

"Hay personas que me dicen que sigue en ERTE y que lo hace sin que les paguen. Eso es un fraude y una irregularidad enorme, pues es dinero público", advirtió. Por ello, la administración laboral ya ha propuesto para sanción a empresas que se ha detectado que cometían irregularidades con los expedientes de regulación temporal de empleo.

El 73% de estas infracciones corresponde a empresas que daban trabajo a empleados que cobraban el desempleo; el 5% a empresas que no habían dado de alta en la seguridad social a sus trabajadores; el 4,5% a autónomos que trabajaban y percibían la prestación por cese de actividad al mismo tiempo; el 8% a trabajadores perceptores fraudulentos de desempleo; y el 9,5% se corresponde con otras causas.

laSexta ha tenido acceso a algunos de los casos de fraude detectados. Por ejemplo, en una confitería con 10 empleados todos se encontraban trabajando en el local en el momento de la visita de los inspectores, aunque seis de ellos tenían en suspenso su contrato y dos la reducción de jornada por ERTE.

También han propuesto para sanción a una empresa metalúrgica con 10 empleados afectados por el ERTE y seis a media jornada. El día de la inspección había nueve empleados trabajando.

Además, fuentes de Trabajo confirman que algunas empresas no han colaborado con los inspectores, incluso negando su entrada al lugar de trabajo. Es el caso de un taller mecánico en la que el responsable negó la entrada al equipo de Inspección laboral y hasta que no se personaron con la Policía Nacional no se pudo realizar la inspección. Comprobaron después que había trabajando dos empleados en ERTE. Este tipo de conductas son sancionadas como obstrucción muy grave.