Stefanos Tsitsipas perdió su primera final de Roland Garros ante Novak Djokovic (7-6, 6-4, 3-6, 2-6, 4-6) en un día triste para el griego. Era la primera final de Grand Slam para el joven ateniense de 22 años, que se atrevió a salir a la pista de la Phillipe Chatrier cinco minutos después de conocer el fallecimiento de su abuela. A pesar de la triste noticia, el número cinco del mundo realizó un gran partido y llegó a ponerse dos sets a cero ante todo un experto como Djokovic.

Sin embargo, Tsitsipas pecó de falta de experiencia y poco a poco su tenis se fue diluyendo, a medida que Djokovic, con 28 finales a sus espaldas, empezaba a encontrar su juego.

Finalmente, el serbio remontó el partido y logró su segundo Roland Garros (su 19º Grand Slam) ante un rival que tuvo la valentía de salir a jugar en un momento emocionalmente complicado. Tras el partido, Tsitsipas comunicaba el fallecimiento de su abuela con un emotivo mensaje.

"La vida no va de ganar o perder. Va de disfrutar cada minuto en la vida, ya sea solo o con otros. Vivir una vida con significado sin tristeza ni abyección. Levantar trofeos y celebrar victorias es algo, pero no todo. 5 minutos antes de entrar a la pista, mi querida abuela perdió su batalla con la vida", escribe el griego en su Instagram.

"Una mujer sabia cuya fe en la vida y sus ganas de dar y proveer no pueden ser comparados a ningún otro ser humano que haya conocido. Es importante tener más gente como ella en este mundo. Porque la gente como ella te hace estar vivo. Te hacen soñar. Me gustaría decir que independientemente del día, circunstancias o situación, esto está completamente dedicado a ella, y solo a ella. Gracias por criar a mi padre. Sin él esto no hubiera sido posible", concluye Tsitispas en homenaje a su difunta abuela paterna.