Estados Unidos vive un clima de crispación social desde hace unas semanas a raíz de la muerte de George Floyd en un caso de brutalidad policial.

La mayoría del país se ha echado a la calle para protestar contra el racismo institucional que existe en Estados Unidos y para reclamar la igualdad de derechos entre todos los ciudadanos.

Estas manifestaciones han tenido sus réplicas en distintas partes de mundo, incluso en España, donde una protesta masiva frente a la embajada de Estados Unidos provocó las críticas de futbolistas como Pepe Reina o Jesús Fernández.

En el país norteamericano, la lucha contra el racismo viene de lejos. El que fuera quarterback de la NFL, Colin Kaepernick, perdió su puesto después de arrodillarse durante el Himno Nacional en señal de protesta.

Ahora, la mayoría de los jugadores de la liga de fútbol americano han acordado emular a Kaepernick e hincar la rodilla para posicionarse contra el racismo.

Sin embargo, esta medida no contará con el apoyo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien afirmó que no verá la NFL si sus jugadores deciden no estar de pie durante el himno.

 

"Al parecer la NFL se está encaminando en esa dirección, pero no conmigo viendo", escribió el presidente norteamericano.