Kyrstsina Tsimanouskaya no sabe si va a poder seguir compitiendo en los Juegos Olímpicos de Tokio. El motivo, que su propia Federación la ha obligado a regresar a Bielorrusia después de una crítica en redes sociales en las que hablaba sobre "la negligencia" de sus entrenadores.

De repente, la atleta fue llevada a la fuerza al aeropuerto de Tokio: "Pido al COI que me ayude. Me están presionando, intentan sacarme del país sin mi permiso".

"No me explicaron nada. Me dijeron solo que empaquetara mis cosas y me compraron un billete para acompañarme al aeropuerto", explica.

 

Sus opciones pasan, según informa 'Reuters', por pedir asilo y quedarse en Tokio. Las opciones que tiene, según diversos medios, son Austria y Alemania.

"No regresaré a Bielorrusia", afirmó la joven de 24 años.

El lunes debería participar en los Juegos Olímpicos, y lo que pase después, o incluso dicho día, es un misterio.

La joven tiene miedo tras la campaña que se ha iniciado en su propio país después de que criticase la gestión de su selección.