El coronavirus está calando en todos los ámbitos de la sociedad y también en el deporte. Con los Juegos Olímpicos en jaque, la MotoGP pospuesta y diversos partidos europeos jugándose a puerta cerrada, el último episodio ha tenido como protagonista a Jürgen Klopp.

El entrenador del Liverpool, tras el partido que enfrentó a su equipo contra el Chelsea (vencieron los 'blues' por 2-0), compareció en rueda de prensa y le pidieron que opinara sobre el brote de coronavirus que asola Europa y el mundo.

"Lo que no me gusta en la vida es que en una cuestión muy seria, la opinión de un entrenador de fútbol sea importante. No lo entiendo. De verdad, no lo entiendo. Si yo te pregunto a ti, estamos en el mismo rol. No es importante lo que la gente famosa hable", explicó el alemán.

 

"Tenemos que hablar sobre estas cosas de manera correcta. No gente sin conocimiento al respecto como yo, hablando sobre algo que la gente que sí sabe puede hablar. Y esa gente dirá al público haz esto, haz lo otro, y todo estará bien o no. Pero no los entrenadores de fútbol. No lo entiendo. Política, coronavirus... ¿por qué yo? Yo llevo una gorra de béisbol y voy mal afeitado", zanjó Klopp, desmarcándose de opinar sobre el coronavirus.