Aymeric Laporte se ha convertido en una pieza clave en el once de Luis Enrique para esta Eurocopa. De los tres partidos disputados en la fase de grupos, el defensa nacido en Francia ha jugado todos los minutos posibles.

Y es que el central del Manchester City ha sido una de las peticiones inesperadas de Luis Enrique para esta Eurocopa. El ex del Athletic Club cuenta cómo fue el proceso para conseguir la nacionalidad española en las semanas previas al inicio del torneo europeo de selecciones.

"Me llamaron de la Federación. El presidente me expresó su interés. Luego, Luis Enrique me llamó y tomé la decisión. Más tarde me dieron la doble nacionalidad. Estuve en contacto con la selección durante años porque siempre me quisieron", cuenta Laporte en una entrevista a 'The Guardian', donde el papel del técnico asturiano fue clave para su llegada a España.

"Luis Enrique me dijo que mi manera de jugar encajaba en su idea de fútbol. Si conseguíamos la nacionalidad, estaría en el equipo. Hablamos y le dije que era importante para mí, para mi proyección. Es algo que siempre he querido. Jugar al más alto nivel en un torneo internacional es significativo para cualquier jugador. Le dije que estaba interesado. El resto era papeleo y encontramos la fórmula", afirma el defensa español.

Laporte también comenta cómo fue ignorado por la selección francesa, a quien trató de informar que jugaría con España de no ser convocado. Pero al no recibir respuesta de Didier Deschamps, empezó a gestar la operación para jugar con España.

"Se lo dije en 2019. No me llamaron. No quiero volver a hablar de esto. Envié un mensaje y no recibí respuesta. Tengo el mensaje aquí. No te lo enseño, pero lo tengo. A lo mejor ha cambiado de número (Deschamps), tiene un teléfono nuevo. Puede ser. No lo sé, pero respondí al mismo número desde el que me había llamado antes", sostiene el español, que manda un recado al seleccionador francés.

"No recibí respuesta entonces y tampoco me pareció que fuera tan importante para Francia como para tener que informarles de nada. Era más una cuestión mediática que otra cosa. Siempre voy a estar con los que me quieren. No digo que Francia no me quiera, pero estoy agradecido a los que apostaron por mí. España lo hizo y yo intento devolvérselo", agrega Laporte.