Marta Corredera toma la palabra, y lo hace tras la intervención del presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales. La situación en el fútbol femenino es límite: una huelga convocada por las condiciones injustas impuestas a las futbolistas, y un discurso que reproducimos de manera íntegra puesto que es totalmente ilustrativo:

 

"Gracias por esta reunión porque la pedimos como jugadoras, y como representantes de todas las que no están aquí.

A mí en la vida me han enseñado, lo primero, a ser autocrítica. Siempre pienso el por qué de las cosas, y lo que no hago es poner excusas a los demás. Aquí estamos todos sentados y nos gustaría que dejaran de poner excusas o echar balones fuera: vamos a hacer todos autocrítica y a formar un equipo. Dejemos ya de señalar y decir 'tú no me ayudas' o 'tú no'. Vamos a ver también que están haciendo los clubes por esas jugadoras o por desbloquear esa situación. Vamos de una vez a sentarnos de verdad, para esto estamos aquí. Todos juntos para llegar a un acuerdo y no llegar a la huelga. Porque igual que para vosotras no es una situación cómoda, para nosotras tampoco. Vamos, por favor, a dejar de señalar, a dejar de decir 'tú me has dado', 'tú no', 'tú me has invitado'. Ya es hora de sentarnos y decir 'hasta aquí hemos llegado'".

Unión, compromiso y asumir responsabilidades: es a lo que apela esta distinguida jugadora española para cerrar un acuerdo que por fin desbloquee la situación partiendo de la autocrítica y sosteniéndose en la valentía de tomar decisiones.

Un discurso que se ha cerrado con una sonora ovación y que se ha producido tras escuchar las propuestas ofrecidas por Rubiales para lograr una solución.