Miroslav Klose ha tenido que parar de manera repentina sus primeros planes como entrenador de fútbol. El exfutbolista alemán era hasta hace unos días miembro del cuerpo técnico de Hansi Flick en el Bayern de Múnich. Tras la marcha de Flick, Klose también decidió dejar el conjunto bávaro para empezar una nueva etapa como primer entrenador.

"Me muero por implementar mis ideas con un equipo. Seguir siendo entrenador asistente parece el camino equivocado", dice Klose, que sin embargo tendrá que esperar a cumplir su sueño por algo más importante que eso: la salud.

Al exdelantero germano le han detectado una trombosis en la pierna. Este problema de salud ha hecho parar en seco a Klose, que a partir de ahora tendrá que dedicarse única y exclusivamente al descanso y la recuperación. El germano ha concedido una entrevista a 'Kicker', donde cuenta como se originó su enfermedad.

"Comenzó hace unas tres semanas, cuando de repente sentí un fuerte dolor en la pierna, que no podía identificar en absoluto. Luego, poco antes de ir a la cuarentena del hotel con el FC Bayern, fui a nuestros médicos para que me examinaran más de cerca porque el dolor en la pierna era cada vez más fuerte. Al principio pensé que era un nervio pinzado o algo similar. El diagnóstico fue un poco chocante para mí", afirma Klose, quien deberá guardar reposo absoluto para poder llevar a cabo una buena recuperación.

"Tengo dos trombos en la pierna. Inmediatamente me dieron medicación. Los médicos me dejaron muy claro que no era una situación con la que se pudiera jugar. Por primera vez, me han prescrito reposo casi total. No puedo recibir un golpe, no puedo correr, no puedo nadar, pero sobre todo no puedo jugar al fútbol. Casi me vuelvo loco en el campo de entrenamiento", sostiene el máximo goleador de la historia de los mundiales, que ahora pasará un tiempo fuera del verde.

"No poder dar patadas o hacer ejercicios con los jugadores.... Simplemente no poder hacer nada activamente. ¡Fue cruel! Sólo estar de pie en la línea de banda mirando para asegurarse de que no me dieran la pelota... No puedo ni quiero trabajar así como entrenador. En los días siguientes tuve claro que nunca querría empezar así mi carrera de entrenador en el fútbol profesional. Ahora lo primero es mi salud. La salud debe ser ahora prioritaria", dice Klose.