Ser el hombre más rápido del mundo tiene sus ventajas. Porque Usain Bolt lo sigue siendo a día de hoy (hasta que alguien demuestre lo contrario) y, visto lo visto, en cualquier deporte de equipo no viene mal alguien que corra por él y por todos los demás.

Ahora es la NFL, sí. Algo que podría sonar a broma teniendo en cuenta el carácter del díscolo deportista, pero algo también, que nos podríamos tomar muy en serio teniendo en cuenta las características de este deporte y que el jamaicano corre 40 yardas en 4,22 segundos. Casi nada.

 

En declaraciones al portal TMZ Bolt, sin cortarse, dejó una demanda de empleo en el portal de la todopoderosa NFL con un requisito incluido: "Solo jugaría si me llaman los New England Patriots (vigentes campeones) o Aaron Rodgers (quarterback de los Green Bay Packers). Si ellos me llaman, ¡estoy preparado!" desveló Bolt.

Y es que en esta vorágine de cábalas y de todos haciendo de todo se juntan tres nombres suficientes para agitar coctelera: Por un lado Tom Brady, el mejor jugador de fútbol americano de la historia; por otro, Aaron Rodgers, el jugador de moda y alguien que se atrevió a hacer un cameo en Juego de Tronos (8X05); y por último, Usain Bolt, que sin superar la prueba en el fútbol profesional con los Central Coast Mariners de Australia, ahora se ofrece a otro tipo de fútbol...

Usain Bolt, en su último partido de fútbol en Stamford Bridge | Reuters

Y es que no es la primera vez que vemos al 'recordman' de los 100 y los 200 metros lisos dando espectáculo en Estados Unidos... ya le vimos haciendo un mate en el All Star Game de 2013 en Houston; y ahora, aprovechando la pasada por el baloncesto, el rey de la velocidad quiere superar al rey de la cancha, a Michael Jordan (que probó en el beisbol profesional), alcanzando su tercer deporte para, definitivamente, hacer explotar la coctelera de los intentos.