"Buenas a todos,quería deciros que yo también he dado positivo por COVID". Así ha anunciado el extenista y entrenador de Rafa Nadal Carlos Moyá que también se ha contagiado de coronavirus después de compartir una cena con, entre otros, Rafa Nadal y Juan Carlos I. A través de Twitter, Moyá ha explicado que el domingo, al aterrizar en Mallorca tras su estancia en Abu Dabi, ya tenía "algunos síntomas", pero dio "negativo en test de antígenos".

Sin embargo, todo cambió cuando se confirmó un positivo en el equipo. Se refiere al caso de Rafa Nadal, por lo que fue a hacerse una nueva PCR, y ya dio positivo por coronavirus. "Estoy vacunado con dos dosis y los síntomas han sido bastante fuertes en las últimas 24 horas, aunque sin necesidad de ir al hospital. Ahora ya bastante mejor, espero que lo peor haya pasado", ha detallado el extenista, que ha aprovechado para pedir precaución y responsabilidad a la ciudadanía.

"Id con cuidado en estas fechas, no os fiéis solamente del resultado de antígenos si es negativo, ni tampoco de que los síntomas son leves. En mi caso no ha sido así, y muchos de los que conozco, lo mismo", ha expuesto Moyá que ha precisado, también en redes sociales, los síntomas que ha sufrido en las últimas horas: "Fiebre, dolor de cabeza, sudoración, dolor por todo el cuerpo, escalofríos".

No obstante, se ha mostrado "seguro de que la vacuna ha ayudado a no ir a peor ni tener que visitar el hospital". Y ha añadido: "Todo esto ni lo he leído ni me lo han contado, me ha pasado estos días. Si no supiera lo que tengo, sería como una gripe de las de siempre. Os iré informando". Horas antes se pudo saber que Nadal había dado positivo por coronavirus y que, al igual que le ha sucedido a Moyá ahora, se vio obligado a confinarse durante el tiempo que estuviese la enfermedad activa.

Quien de momento parece haberse salvado del contagio es el rey emérito, que después de una PCR realizada este lunes confirmó que había dado negativo. No obstante, Juan Carlos I está obligado a hacer cuarentena durante al menos siete días, según dictan las normas sanitarias de Emiratos Árabes: deberá permanecer aislado en una habitación sin contacto con nadie y realizarse una nueva PCR el sexto día de confinamiento.