Miami Heat sigue con vida en la final de la NBA. Los Heat derrotaron a Los Angeles Lakers por 108-111 pero una jugada, a falta de poco más de 15 segundos, pudo haber cambiado por completo el resultado. Fueron LeBron James, Danny Green y un fallo que a saber si les puede costar el anillo a los angelinos.

En esa acción, LeBron inició la penetración y con él se llevo a toda la defensa de Miami. No buscó la canasta, sino que sacó un pase para Danny Green. Recibió solo y en la frontal, fallando un triple tras un tiro muy malo que se quedó corto.

La jugada siguió, con un Morris cogiendo el rebote de ataque y con seis segundos por jugar. En vez de buscar a Green o a LeBron, se la pasó a Davis y el balón se perdió. Tyler Herro, con dos tiros libres, puso el 108-111 final.

 

Fue entonces cuando a LeBron James le llovieron las críticas y, de nuevo, se volvió a la eterna comparación. "Michael Jordan jamás habría dado ese pase. Él lo habría decidido todo", comentaban tanto en redes sociales como en los debates tras el partido. Una afirmación, por otra parte, no del todo correcta.

Mientras, LeBron habló sobre la acción y quitó peso al asunto: "En esa jugada sacamos el mejor tiro posible. Danny tenía una buena posición y sé que a él le gustaría estar en esa situación otra vez. A mí también me gustaría haber dado un pase mejor... hay que vivir con ello".

"No voy a dejar que una jugada puntual cambie mi manera de jugar. Siempre he jugado igual, desde niño, y me ha ido bien", afirma LeBron.

James evita meter presión a Green y a Morris: "Son veteranos, no hay que decirles nada. Ni creo que hayan jugado mal este partido".