Entraron de la mano pero, de no ser porque los dos se convirtieron en algunos de los mejores jugadores de los últimos 20 años y pudieron compartir vestuario con la selección estadounidense, nunca pudieron jugar en el mismo equipo. LeBron James y Carmelo Anthony, hermanos de otra sangre que por fin podrán luchar juntos por los mismos intereses en la NBA.

Anthony fue anunciado por Los Ángeles Lakers como nuevo fichaje para la próxima temporada 21/22 y el alero, quien parecía olvidado hace apenas dos años y se llegó a rumorear su posible retirada, explica cómo sucedió la contratación, en la cual fue clave James.

"Él me llamó. Esta vez fue real, no fue una patraña y esta vez no lo esperaba de él. Aunque es verdad que llevamos años hablando de la posibilidad de jugar juntos. Esta vez le oí y es mi hermano, ¿sabes? Le conozco desde que tenemos 15 años. Entonces le escuché: 'Te necesito'. No hacía falta decir más. Sabía que el tiempo había llegado porque me llamó él directamente. No lo hizo el mánager general. Él es el verdadero GM", asegura.

 

Cumplen así ambos el sueño que tienen desde que entraron a la liga, ambos en el mismo año. En el draft de 2003 fueron elegidos como primer y tercer 'picks', y ahora, ya como veteranos de la mejor competición de baloncesto del mundo, se reúnen.

Una amistad que va más allá del baloncesto, ya que los dos jugadores han disfrutado juntos de viajes y vacaciones junto a sus familias, en las que ha habido anécdotas que han hecho esa relación incluso más fuerte de lo que ya lo era.

Anthony recuerda una en la que confiesa que 'El Rey' le "salvó la vida": "Saltamos desde un barco al agua para ver las Bahamas y bucear por allí. Todos fueron al barco pero yo me quedé allí viendo los corales. Cuando saqué la cabeza del agua la corriente me había llevado al medio del mar en dirección opuesta al barco. Miré la embarcación de lejos y vi saltar al agua a LeBron como si fuera MacGyver. Llegó a mi y me trajo de vuelta nadando con un brazo y sujetándome con el otro".