¿Devolvería a su legítimo dueño una cartera perdida con diez euros? ¿Y si en vez de diez fueran 100? Un estudio realizado en 40 países apunta a que, pese a lo que podría parecer, mientras más dinero hay dentro de una billetera extraviada, más probable es que quien la encuentre trate de devolverla a su dueño.

El experimento social, publicado en 'Science', concluyó que, en 38 de los 40 países estudiados, la honestidad del receptor aumentaba si había dinero dentro de la cartera extraviada. De media, las personas devolvieron el 51% de las carteras llenas frente a un 40% de las que estaban vacías.

Entre los países con mayor tasa de devolución se sitúan Suiza, Noruega o Dinamarca. Por su parte, los españoles devolvieron en torno al 50% de las carteras sin dinero y hasta casi el 60% de las que sí contenían billetes (unos 9,50 euros). Solo en dos países se devolvieron más carteras vacías que llenas: México y Perú.

Los resultados del estudio, por países, comparan el número de carteras vacías y llenas devueltas | Science

Los investigadores, liderados por el profesor Alain Cohn, de la Universidad de Michigan, repartieron 17.303 carteras en 355 ciudades de 40 países: algunas estaban vacías y otras contenían el equivalente a unos 12 euros, siempre en moneda local y adaptando la cantidad al coste de la vida de cada país.

Colaboradores del experimento entregaban las carteras (que eran transparentes y contenían además una llave, una tarjeta con los datos del dueño y una lista de la compra en el idioma local) a empleados de lugares públicos y privados (como bancos, hoteles y museos) fingiendo habérsela encontrado en la calle, pero aduciendo que iban con demasiada prisa para devolverla ellos mismos. Los investigadores descubrieron así que los ciudadanos eran más proclives a devolver las que contenían dinero que las que no.

En otros tres países (EEUU, Polonia y Reino Unido), probaron, además, a poner una cantidad de dinero bastante superior en algunas carteras, el equivalente a unos 84 euros. Sorprendentemente, el número de carteras devueltas era todavía mayor en este grupo, elevándose hasta el 72%.

Los investigadores concluyeron que en la balanza de la "honestidad cívica" confluyen varios factores: el beneficio que supondría quedarse con la cartera, el esfuerzo de contactar con el dueño, el altruismo y lo que llamaron "aversión al robo", el rechazo de verse a uno mismo como a un ladrón. "Las fuerzas psicológicas, una aversión a no verse a sí mismo como un ladrón, pueden ser más fuertes que las financieras", explica el coautor del estudio Michel André Maréchal.