Centímetros Cúbicos » Noticias

SEGÚN UN INFORME DE ALLIANZ

Mito o realidad: ¿el seguro de un coche eléctrico es más caro?

A la hora de calcular el precio de una póliza, las aseguradoras tienen en cuenta numerosos factores entre los que se encuentra el tipo de coche que van a proteger.

Publicidad

Los coches eléctricos ya forman parte del paisaje urbano, pero, de momento, no se han transformado en una opción accesible para la mayor parte de los conductores. Una forma que nos permite añadir un vehículo de cero emisiones a nuestro garaje son las actuales ayudas a la compra, pero si vas a dar ese paso tienes que tener en cuenta otros aspectos como la póliza que os protegerá: ¿es más cara que la de un vehículo normal?

A la hora de estudiar cada caso, las aseguradoras tienen en cuenta diversos factores: algunos están relacionados con el conductor y otros con el coche. Efectivamente el modelo con el que circulas y su desarrollo tienen un papel importante: no es lo mismo asegurar un urbano que un deportivo de altas prestaciones. Algo parecido ocurre con los eléctricos si los comparamos con los vehículos tradicionales e, incluso, con los híbridos. Estas son, según el análisis de Allianz, las razones por las que el seguro de un coche eléctrico es más caro. VER VÍDEO.

Te puede interesar: ¿Qué seguro necesitas para tu coche eléctrico?

Asegurar el cable de carga y la cobertura de la asistencia en carretera son dos de las principales cuestiones a valorar a la hora de contratar una póliza para un vehículo eléctrico, según señala el comparador de seguros de coche Acierto.com.

Este portal destaca que, si bien la asistencia en carretera es uno de los elementos habituales en cualquier seguro de coches, la limitada autonomía de la que aún adolecen estos modelos hace que este aspecto cobre una especial importancia.

De esta manera, recomiendan tener en cuenta que la póliza elegida cuente con un servicio de carga 'in situ' de la batería y una asistencia por avería de la misma.

Respecto al cable de carga, advierte de que se trata de un elemento costoso que puede no estar cubierto en pólizas convencionales y que, según dónde esté estacionado el coche durante el proceso de carga, puede ser muy vulnerable ante un posible robo.

Publicidad