Centímetros Cúbicos » Fichas

Centímetros Cúbicos

Ford B-Max: Práctico y cómodo

Ford B-Max: Práctico y cómodo

0bmax.jpg

0bmax Centímetros Cúbicos

Publicidad

Con el Ford B-Max la firma del óvalo pretende plantar cara a los Opel Meriva y Fiat 500L entre otros. A pesar de contar con un aspecto muy tradicional, esconde un sistema de apertura de puertas singular que lo convierten en el vehículo con acceso a plazas posteriores más cómodo del mercado. Al no contar con pilar B , el espacio que dejan las puertas al abrir es muy grande y no es necesario forzar la postura. Otro punto destacable es el sistema deslizante para las puertas traseras, muy útil si se aparca en lugares estrechos en los que unas de apertura tradicional dejarían muy poco espacio. La versatilidad del interior para ser un monovolumen no es destacable en los B-Max. Emplean una banqueta corrida con tres plazas en la fila posterior que no permita jugar con distintas posiciones en función de la carga. En otros vehículos rivales es posible el control independiente de cada uno de ellos.
ford-b-max20.jpg
ford-b-max20 | Centímetros Cúbicos
El espacio disponible no es sobresaliente en ninguna plaza pero la mayor altura disponible en el interior da una sensación de desahogo superior a la de un Fiesta por ejemplo. Tres adultos en la banqueta posterior irán apretados, siendo mejor que se acomoden dos personas. En las delanteras hay suficiente anchura y una distancia al techo generosa. La capacidad de maletero arranca en los 308 litros, lo que no es mucho. Si se retiran los respaldos traseros y la bandeja cubre-equipajes se puede alcanzar un volumen de 1.386 litros, una cifra muy buena en relación a la competencia. La presentación del interior recuerda mucho a la del Fiesta, con una consola central plagada de botones que en un primer momento puede resultar confusa. La pantalla multifunción tampoco es muy grande y requiere prestar mucha atención para ver bien los distintos menús. Desde el volante se pueden manejar muchas funciones, siendo algo muy práctico.
ford-b-max1.jpg
ford-b-max1 | Centímetros Cúbicos
La calidad de los plásticos empleados en correcta, con materiales más vistosos en las zonas superiores y mejorables en la parte inferior de las puertas o en zonas escondidas. Los ajustes no son malos y no hay tornillos a la vista o bordes cortantes. Las posibilidades de equipamiento son normales para su segmento. Pueden tener un enorme techo solar panorámico fijo , asientos térmicos, tapizado en piel, navegador, bluetooth, control por voz, llantas de aleación, cámara posterior, sensores de parking, acceso y arranque sin llave, climatizador automático y control de crucero. No pueden tener alerta de cambio de carril, volante térmico o lector de señales tráfico, sí disponibles en un Opel Meriva.
ford-b-max23.jpg
ford-b-max23 | Centímetros Cúbicos
La gama de motores arranca en gasolina con un 1.4i 16v con 90 CV de prestaciones algo justas. Si se desea se puede adquirir adaptado para usar gasolina sin plomo y gas GLP indistintamente aunque entonces la potencia declarada se reduce a 86 CV. Más interesante resultan los bloques 1.0 Ecoboost para el B-Max, ofertados con 100 y 125 CV de potencia. Con el primero ya tiene un andar suficiente y si no se abusa del acelerador logra unos consumos muy razonables. Con el 125 CV se beneficia de un mejor funcionamiento en altas pero puede no interesar el desembolso extra para los usuarios que no viajen con el coche muy cargado. Para los que busquen un B-Max sin pedal de embrague está disponible el 1.6 Ti-VCT de 105 CV en combinación con la caja secuencial Powershift con seis velocidades. Destaca por su rápido funcionamiento y suavidad en las transiciones. En cuanto a los diésel , la única alternativa recurre al bloque 1.5 TDCi con 95 CV que también llevan los Fiesta y Focus. Gasta poco combustible y mueve relativamente bien la carrocería de este monovolumen aunque no es un motor refinado y silencioso.

Publicidad