Cuando comienzan las vacaciones, en ocasiones, y sin saber muy bien el porqué, no podemos desconectar bien del trabajo y de los quehaceres diarios. No podemos descansar todo lo que nos gustaría.

Sin embargo, sabemos que nuestros días de vacaciones son fundamentales para descansar, disfrutar pero sobre todo para desconectar del trabajo y de la rutina diaria.

"Las vacaciones son un tiempo finito y tienes que pensar muy bien cómo vas a disfrutarlas porque luego no vuelven. Son fundamentales para nuestro bienestar personal y para estar en compañía y en sintonía con nuestra familia, pareja, amigos...", asegura a laSexta.com Pilar Conde, psicóloga y directora de Clínicas Origen Psicología y Psiquiatría.

Además, no podemos olvidar que normalmente las vacaciones siempre nos traen buenos recuerdos. Si echamos la vista atrás y nos vamos a las vacaciones de nuestra infancia, seguramente se nos vengan momentos muy agradables a nuestra memoria. "Y al fin y al cabo, la vida es eso: acumular recuerdos y experiencias positivas. Y todo eso lo que nos va a aportar es bienestar", afirma Conde.

Es cierto que "tener la sensación de irnos de vacaciones y no disfrutar del todo es un problema muy común a día de hoy", comenta Borja Alonso Arroyo psicólogo general sanitario, especializado en Terapia Focalizada en la Emoción con adultos, del Instituto Psicológico Cláritas.

Bien porque estamos preocupados por un proyecto a medias, una tarea que tenemos pendiente o por la carga de trabajo a la vuelta de las vacaciones... O todo lo que tiene que ver con las preocupaciones laborales o incluso, el estrés laboral. Por ello, debemos de tener claro que sí, que el trabajo es importante pero "igual de importante es también descansar y reponer energías para volver con más fuerza. Como en un maratón, es clave gestionar nuestra energía y descansar si es necesario, porque si no no llegaremos a la meta", añade el experto.

Hemos de tener claro que "la manera de ser más efectivos en nuestra vuelta al trabajo, es permitirnos descansar y conseguir desconectar. Igual que hacemos, o intentamos al hacer, los fines de semana", expone Conde.

Para intentar desconectar en vacaciones y recargar de verdad las pilas para cuando volvamos de nuevo al trabajo es importante tener en cuenta, fundamentalmente tres cosas. Veamos los consejos que nos indican ambos psicólogos.

1. Deja todo el trabajo cerrado y organizado

Para poder desconectar de verdad del trabajo, "una de las cosas más importantes es hacer un buen cierre laboral", sostiene Conde. Esto es, dejar todo cerrado y organizado o derivado a compañeros que les toque trabajar esos días. Y sobre todo, ponernos límites: no contestar a correos, ni al teléfono, etc.

"Es recomendable hacer preparativos previos y cerrar en la medida de lo posible el trabajo antes de comenzar el periodo de vacaciones. Si ahora que tenemos buen ritmo de trabajo hacemos un pequeño esfuerzo para quitarnos carga para el regreso de vacaciones, nos costará menos retomar el ritmo a la vuelta en que estaremos 'fríos' y algo reticentes", asegura Alonso.

Para ello, "y con el fin de liberar nuestra mente durante las vacaciones de preocupaciones y tareas pendientes, es recomendable plasmarlas en notas o recordatorios. De esta forma no tenemos la mente ocupada en evitar que se nos olvide lo que tenemos que hacer a la vuelta de vacaciones", añade el experto. De igual forma, también puede ser útil, "plasmar nuestras preocupaciones en una hoja de papel o en alguna nota con el fin de 'simbolizar' que dejamos nuestras preocupaciones atrás para poder disfrutar de nuestro descanso merecido".

2. Vive el aquí y el ahora durante tus vacaciones

Puede ser bueno programar lo que vamos a hacer en vacaciones, pero también es importante dejar paso a la improvisación. Por ejemplo -tal como explica Conde- si vamos de viaje a un lugar de España que queremos visitar, está bien organizar excursiones o anotar sitios a los que queremos ir, pero también es importante ser flexibles e improvisar. No ser demasiado rígidos con los planes.

Por ejemplo, si estamos a gusto comiendo con amigos en un sitio agradable, tener la capacidad de cancelar el plan que teníamos previsto para después. Es decir, "tener la capacidad de disfrutar del momento y conectar con él y no renunciar a él en el caso de que no se quiera", afirma la experta.

Al final y al cabo, las vacaciones de lo que se trata es de conectar con el momento presente, de poder vivir y sobre todo disfrutar del aquí y el ahora, sin estar pendiente de preocupaciones o de lo que venga después. "Si estoy en la playa, estoy en la playa, si estoy con mi familia, estoy con mi familia, por lo que es recomendable aparcar también a un lado el móvil, las redes sociales y los problemas venideros para permitimos estar en el momento presente. Para disfrutarlo y también para trasmitir a las personas con las que estamos que son importantes para nosotros".

3. Haz cosas diferentes a tu rutina de siempre

Una de las claves más importantes para desconectar es cambiar la rutina. Hacer cosas diferentes a tu rutina de siempre. Por ello, por ejemplo, aunque nos quedemos en nuestra ciudad por diferentes motivos, es importante hacer cosas que no hacemos durante el año, cosas que nos gusten y nos hagan sentirnos bien. Nuestro autocuidado y bienestar personal es muy importante.

"Lo clave es no hacer lo mismo que haces durante el año porque si no, no va a tener nada especial", afirma Conde. Así, por ejemplo, podemos hacer pequeñas excursiones, pasear por tu ciudad y conocerla de otra forma, quedar con amigos que hace tiempo no ves... Lo importante realmente es que en esos días dejemos a un lado el trabajo, que hagamos cosas diferentes a la rutina de siempre y que aprovechemos para estar con la gente que queremos.

Si no desconectamos, la vuelta al trabajo será mucho peor. Porque "las vacaciones son al fin y al cabo, un poco como ponernos en barbecho o en stand by: durante un tiempo necesitamos descansar, reponernos y conectar con nosotros mismos y con nuestra energía, porque dentro de nada volvemos al trabajo, y volvemos de nuevo a estar a pleno rendimiento", concluye la experta.