Ruta de la Seda

Ruta de la Seda

Valencia, capital de la Ruta de la Seda 2016

La Unesco ha designado a la ciudad levantina como Capital de la Seda 2016, una ocasión que se quiere aprovechar para reivindicar el importante papel que tuvo Valencia en la Ruta de la Seda.

Valencia, capital de la seda 2016
Lonja de la seda. | Turismo de Valencia

La Ruta de la Seda fue una de las rutas comerciales más importantes de la Edad Media que se inició en el siglo II a de C. y se prolongó hasta el siglo XV en el que comenzó su declive con el descubrimiento del Nuevo Mundo. Fue el nexo de unión entre Oriente y Occidente y por ella circulaban sedas, especias, té, piedras preciosa, porcelanas o pieles pero este puente entre dos mundos remotos sirvió también para intercambiar conocimiento científico, ideas, cultura… Mercaderes, científicos, religiosos, diplomáticos y aventureros viajaron por alguno de los tramos de esta ruta de más de 4.000 km que unía China con el este de Europa. Comenzaba en la ciudad de Xian y aunque siempre se pensó que terminaba en Venecia, está llegó hasta Valencia.

Si en 2015 se reconoció que Valencia formó parte de esta gran ruta comercial, pasó a ser miembro del Programa de la Ruta de la Seda de la Organización Mundial del Turismo, el 2016 es el año en el que Valencia quiere recuperar el tiempo perdido reivindicando su protagonismo al tiempo que aprovecha la ocasión para su proyección internacional. Durante este año se celebrarán reuniones internacionales, exposiciones, cursos, conferencias y un mapa patrimonial.

Valencia conserva parte del patrimonio que surgió en torno a la seda que trajeron a este territorio los árabes y que del siglo XIV al XVIII fue el punto fuerte de la economía valenciana. Nos vamos a conocer algunos de los lugares vinculados a este exótico tejido, de tacto suave y colores vivos que forma parte de la identidad de su cultura.

En pleno casco histórico de Valencia, en la Plaza del Mercado, frente a la Iglesia de los Santos Juanes y el Mercado Central, encontramos la Lonja de los Mercaderes -más conocida como Lonja de la Seda-, una de las obras maestras del gótico civil mediterráneo declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996.

Valencia, capital de la seda 2016

El negocio de la seda era tan próspero en la ciudad que la lonja se quedó pequeña y hubo que levantar un edificio. En el siglo XV el negocio era tan próspero en la ciudad que se tuvo que construir una nueva lonja. El artífice de la obra fue Pere Comte y entre 1482 y 1548 se construyó un edifico de grandes fachadas rectangulares rematadas con coronas reales con pináculos y gárgolas, un espectacular salón con columnas donde se realizaban las transaciones y un patio interior con naranjos.

Valencia conserva el Barrio de Velluters (velluters es el nombre que recibían los artesanos de la seda). Actualmente se conoce como barrio del Pilar y en él se asentaron los maestros sederos, que trabajaban y vivían en el mismo edificio. El barrio llegó a acoger a unos 5.000 talleres.

En la calle Hospital está el Colegio de Arte Mayor de la Seda, recientemente restaurado por la Fundación Hortensia Herrero y que en primavera abrirá sus puertas como museo de la seda. Este colegio, de gran prestigio en el siglo XV, fue la sede del gremio de los maestros sederos y tuvo el reconocimiento y la confianza de reyes, nobles y ministros porque era el que velaba por la gran calidad de las sedas de Valencia. El edificio acoge exposiciones de telas y otros enseres relacionados con el oficio y hay una tienda donde es posible comprar pañuelos, abanicos y bolsos realizados con la seda valenciana.

Palacio de los Tamarit

Otro edificio significativo es el Palacio de los Tamarit, residencia señorial mandada construir en el siglo XVIII por Vicente Tamarit Lliveria, que acogió también un telar de seda en el que llegaron a trabajar 300 personas.

En la localidad de Moncada está el único museo de la seda de España. El museo de la seda de Moncada acoge más de 3.000 piezas entre maquinaria del siglo XIX, diferentes herramientas, bibliografía, dibujos, cartas, cartones o espolines. Los visitantes pueden ver en directo como los artesanos tejen con sus manos un espolín, un tejido realizado en telares de madera en ricas sedas y metales que se caracteriza por sus coloristas estampados.

Valencia conserva la tradición sedera y algunos talleres fabrican sus sedas en telares del siglo XVIII, de forma completamente artesanal. Siguen en activo empresas con más de dos siglos de tradición especializadas en fabricar sedas que son utilizadas en trajes de Alta Costura, decoración y para los trajes de fallera.

Lonja de la Seda, sala de contratación

Las fiestas regionales que se celebran son el mejor escaparate de este arte tradicional pues en los pasacalles y ofrendas florales desfilan las falleras con sus impresionantes espolines confeccionados con las mejores sedas de la tierra.

Más información:
Turismo de Valencia

Purificación Álamo | @purichialamo | Madrid
| 04/03/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.