UN VALLE EN LA PROVINCIA DE LEÓN

UN VALLE EN LA PROVINCIA DE LEÓN

Ancares, un entorno privilegiado para amantes de la naturaleza

Declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco, viajamos a un paraíso natural y a una de las zonas más desconocidas y mejor conservadas de Europa.

León, es la provincia más extensa de Castilla y León, un universo de contrastes. Agreste y nevada al norte, bosques, prados y huertas en las llanuras del sur, y un horizonte donde el cielo y la tierra abrazan naturaleza y lugares mágicos que hay que conocer. Especialmente en otoño, aquí hay mucho que ver y mucho que hacer.

El Bierzo guarda celosamente un tesoro natural y exuberante: el Valle de Ancares. Una zona ideal para una escapada. Un destino perfecto para disfrutar de la naturaleza leonesa, por su ubicación privilegiada, y por sus paisajes bucólicos y románticos. Con una gran diversidad de flora y fauna, no hay nada como pasear y descubrir este entorno protegido a través de una serie de rutas que recorren los lugares más emblemáticos. Como el municipio de Candín o el Pico Miravalles.

62.000 hectáreas convierten a los Ancares bercianos en una apuesta turística de la provincia leonesa. En la comarca de El Bierzo y limitando con las provincias de Lugo y Asturias, el paisaje de cumbres y valles, ríos y vegetación donde convive con las tradicionales formas de vida y una arquitectura popular típica, las pallozas, una construcción de origen celta, de forma circular o elíptica y cubierta de paja, que sirve de vivienda.

Este espacio, es una de las zonas naturales más desconocidas de Europa y una de las mejor conservadas y es un entorno en el que practicar deportes de naturaleza como el senderismo, el ciclismo, los paseos a caballo o la caza y la pesca.

Como parte de la Reserva Natural de la Sierra de Ancares, este valle concentra una gran variedad de árboles milenarios, como sotos de castaños, hayas, robles, abedules, avellanos y chopos. Además, es el hábitat de hasta 48 especies, muchas de ellas protegidas, entre las que se destacan corzos, rebecos, jabalíes, ciervos, osos pardos y gatos monteses. Y la presencia del urogallo, un ave insólita que sigue allí desde la era glaciar y que desde 1986 es un ave protegida.

Si te gusta la vida al aire libre, aquí encontraras un verdadero paraíso. Hay muchas rutas para conocer de primera mano la vegetación y la fauna de esta zona declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco. Te proponemos la ruta que comunica Suertes y Tejedo de Ancares de 6,6 kilómetros, en la que destacan la arquitectura tradicional en piedra y pizarra y las vistas del valle.

O puedes perderse en el municipio de Candín, marcado por pronunciadas pendientes y una rica vegetación y las cimas de Cuiña, Mostellar, Miravalles, Sierra del Padrón o Puerto Cienfuegos. En la cara este del Cuiña, se encuentra el pico más alto de los Ancares de 1.992 metros, y una laguna glaciar del mismo nombre, declarada Lugar de Interés Geológico.

Si quieres rutas más sencillas pero igual de espectaculares, los senderos que nacen en el Puerto de Ancares y que van hasta el Pico Miravalles, son más asequibles y cortos para conocer esta joya natural leonesa.

El Centro del Urogallo, en Caboalles de Arriba, es el lugar en el que informarse. Allí te darán una visión del parque y las mejores posibilidades de visita. La topografía, la historia geológica y la historia paleontológica, así como los principales hábitats del espacio natural, desde la alta montaña a los fondos de valle, se dan cita en esta sala.

Más información:

Destino León

Valle de Ancares

Marta Rivas | Madrid
| 24/06/2019

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.