El Castillo de Bellver es una construcción fortificada espectacular desde la que se disfrutan vistas 360º de la ciudad de Palma, sólo por eso ya merece la pena visitarlo pero, por si no fuese suficiente, vamos a compartir contigo algunas razones para que la próxima vez que viajes a Palma no te pierdas el Castell de Bellver.

Castell de Bellver | Imagen de Toni Perelló, cortesía de Turismo de Palma

Este espectacular castillo es de la época medieval y debemos su construcción al rey Jaime II de Mallorca que quiso levantarlo tanto con fines defensivos como para que sirviera de residencia real; actualmente es uno de los lugares emblemáticos de la ciudad y en sus espacios se organizan múltiples actividades lúdicas y culturales.

Vista desde Castillo Bellver | Imagen de Óscar Sánchez Pérez, cortesía de Turismo de Palma

¿Sabes por qué se llama Bellver? la razón está en las vistas que se disfrutan desde todo el castillo, Bellver en catalán antiguo significa 'bella vista'; cuando lo visites prepara tu cámara para inmortalizar la ciudad de Palma, el puerto, la sierra de Tramuntana y toda la zona del Pla de Mallorca.

La construcción del Castell de Bellver fue terriblemente innovadora; es una fortificación de estilo gótico y es uno de los cuatro castillos de Europa de planta circular, el único de España y el más antiguo del continente. Tanto su planta como el patio central es circular, cuentacon cuatro torres orientadas hacia los cuatro puntos cardinales y de ellas solo la del homenaje, que es la que mira al norte, está apartada del conjunto.

Castell de Bellver | Imagen cortesía de Visit Palma

Además de por su diseño, el Castillo de Bellver es original por la piedra que se utilizó en su construcción; se trata de marés, una piedra de arenisca autóctona de Mallorca y muy común en toda la geografía balear, de hecho muchos de los edificios más emblemáticos de las Baleares como la catedral de La Seu o la Lonja, fueron construidas con esta piedra.

El Castell de Bellver, en pie desde el SXIV, ha tenido diferentes usos a lo largo y ancho de su historia, uno de ellos fue el de servir de cárcel, una prisión por la que pasaron personajes como Jovellanos.

Castillo de Bellver | Imagen de C. Julio de Castro Sánchez, cortesía de Turismo de Palma

Como cárcel vivió sus años más oscuros pero el Castillo de Bellver tiene hoy fines mucho más elevados: es el Museo de Historia de Mallorca; recorrerlo es como viajar en el tiempo descubriendo personalmente y de primera mano la intensa historia de Palma de Mallorca desde la época de los primeros asentamientos talayóticos hasta la actual pasando por la conquiesta romana, la musulmana y el establecimiento del Reino de Mallorca.

Más información en Turismo de Palma - Castell de Bellver.