Clasificado como monumento histórico, a 10 kilómetros de Saumur, en la región de los Países del Loira, el Château de Brézé, o Castillo de Breza, esta considerado como uno de los castillos más espectaculares de la región. 
Y lo es porque visitarlo es descubrir la riqueza de su arquitectura y una red de túneles excavados en la toba, sorprendentes e intrigantes. Una auténtica fortaleza subterránea que forma parte de la historia del castillo.

Construido entre los siglos XI y XIX, el Château de Brézé perteneció a la poderosa familia de Dreux-Breze, durante siglos, antes de pasar a formar parte del patrimonio de la familia de Colbert, descendiente del ministro de Luis XIV. Es una elegante residencia, y a la vez, es un extraordinario recinto subterráneo que no puedes dejar de visitar. Porque debajo del castillo, se oculta una desconocida maravilla: un conjunto rupestre único en el mundo. Un auténtico castillo, bajo un castillo.

Rodeado de viñedos este magnífico edificio del Renacimiento esconde una de las fortalezas subterráneas más grandes de Europa. Más de un kilómetro de túneles y de estancias bajo tierra que guardan celosamente miles de historias entre las piedras. Es uno de los pocos ejemplos de arquitectura interior neo-gótica y neo-renacentista que se conserva hasta la fecha en las estancias de Monseñor de Dreux-Breze.

Se puede ver la antigua residencia señorial fortificada, los caminos de ronda, el puente levadizo troglodita, las bodegas señoriales, los lagares subterráneos, la cocina y el horno, la heladera y otros túneles cavados. Este universo mineral está conectado con uno de los fosos secos más profundos de Europa, de 18 metros de profundidad.

Por una puerta que da al patio, la galería excavada en la toba es un subterráneo oscuro. Al entrar descubres una casa señorial fortificada con una red de claraboyas. La panadería subterránea todavía se utiliza para cocer el pan en ocasiones especiales, como durante el mercado de Navidad. Las prensas y las enormes bodegas se usaron para producir vino en Breze hasta 1976.

El castillo se puede visitar libremente o en compañía de un guía. Merece la pena subir a la parte superior de las torres, donde las vistas son espectaculares. Y desde 2014, los apartamentos privados de la familia Dreux-Breze, se abrieron al público. Y así vas a poder ver cómo vivían en el castillo sus propietarios, hasta hace muy poco, el vestíbulo, la habitación del Marqués y de la Marquesa así como el comedor parecen seguir impregnados de su presencia.

Esta última sala, declarada Monumento Histórico, muestra un verdadero decorado de teatro, con una colección de armas y armaduras con 15 sillas de inspiración medieval con el escudo de Dreux-Brézé. También pasarás por la cocina de la Marquesa, con su valiosa colección de cobres donde se preparaba su comida hasta su fallecimiento en 1991.
 Hay muchos tesoros escondidos en el recorrido. Las viviendas del personal de servicio, así como un cuarto de baño, y un curioso calienta-toallas, forman parte de la vida propia del castillo.

La Habitación de Richelieu expone mobiliario original de estilo de Luis XIII y la gran galería, antigua sala de recepción del castillo, está ahora dedicada a los antepasados de la familia Dreux-Brézé con retratos de varios miembros de la familia real: Luis XVI y su esposa María Antonieta, o su hijo, el desdichado Luis XVII.

Si vas a visitar el castillo con los más pequeños, te gustará saber que, además, en los alrededores se encuentra el Zoo de Doue-la-Fontaine, con una colección de animales en un laberinto y también el pueblo troglodita de Louresse-Rochemenier.

Descubre los lugares turísticos más bellos de la región Países del Loira. Además y para celebrar Halloween, del domingo 26 al viernes 31 de octubre, excepto el lunes, hay actividades especiales en el castillo. "Abucheo al fantasma", vampiros, brujas y otros monstruos te esperan en el Château de Brézé Halloweenesque, donde también habrá una búsqueda del tesoro que se llevará a cabo en el castillo encantado subterráneo. Actividades para grandes y pequeños en horario de 10h a 18h  sin interrupción. ¿Te lo vas a perder?

Más información:
Château de Brézé