MÉXICO

MÉXICO

Uayamón, donde desciende el espíritu

Una histórica hacienda en la que perderse en pareja. Un romántico escondite en la península de Yucatán. El paraíso maya como vecinos. Pocos hoteles pueden presumir de historia y localización como este a las afueras de Campeche, en pleno territorio maya.

La Hacienda de Uayamón es una antigua mansión colonial española restaurada para convertirse en el lugar perfecto donde perdernos con nuestra pareja. Es una mezcla muy romántica de ruinas y exuberante vegetación en donde no faltan las comodidades de la vida moderna, un contraste perfecto entre lo antiguo y el diseño más contemporáneo.

Este histórico hotel boutique se encuentra muy cerca de la ciudad amurallada de Campeche, en la península de Yucatán y a un paso del golfo de México. A poca distancia se pueden visitar restos del glorioso pasado de la región, como el cementerio de la hacienda o una línea de ferrocarril y su correspondiente estación, que hizo de Uayamón toda una ciudad en auge. Recorrer sus edificios y sus ruinas, sobre todo los que se conservan en la Hacienda, es sumergirse en la historia reciente del lugar, piedra a piedra.

A poca distancia se encuentran las impresionantes ruinas mayas de Edzná, antigua capital durante el periodo Clásico. Un sitio arqueológico imprescindible con edificios de rasgos arquitectónicos de los estilos Puuc y Chenes como la Gran Acrópolis, la Casa Grande o Hohochná o la Pequeña Acrópolis.

La Hacienda Uayamón, fundada a fines del siglo XVI, se convirtió en una de las más importantes de Campeche hasta el siglo XIX. Era una finca ganadera y agrícola que cultivaba maíz, caña de azúcar, palo de tinte y henequén. Tras su cierre, fue restaurada con gusto y hoy uno puede alojarse aquí y sentir en sueños sus momentos gloriosos.

Doce espléndidas suites decoradas con toques mayas, en las que no faltan las hamacas tejidas en algodón, permiten sentirse como un auténtico rey. La recuperación de cada estancia permite mostrar sus características arquitectónicas y preservar su carácter. Cada una presenta suelos en blanco y negro y terracota, camas de caoba de gran tamaño, pasarelas de vidrio entre el dormitorio y el baño y una terraza privada. Además, dos de ellas, las suites Coloniales, tienen jacuzzi al aire libre para que puedas relajarte bajo las estrellas. El acceso a un patio ajardinado es general de todas las habitaciones, por lo que siempre hay un hueco para el descanso.

Se corresponden con las antiguas casas de los trabajadores de las plantaciones y de la fábrica y tienen un diseño interior moderno gracias al famoso arquitecto indonesio Jaya Ibrahim. La villa más grande, por otro lado, ocupa el antiguo hospital y tiene un jardín privado con piscina de inmersión.

Todo aquí es exuberante. El entorno de Uayamón es un paraíso repleto de aves y fauna silvestre. De hecho, desde el hotel organizan  excursiones guiadas ornitológicas al amanecer. En la casa principal se encuentran el restaurante y la biblioteca, mientras que en la antigua casa de máquinas se halla el spa con expertos terapeutas mayas.

Y en lo que antaño fue una habitación del edificio principal hay hoy una piscina de aguas cristalinas al aire libre, construida entre ruinas cuidadosamente conservadas, muros de piedra y pilares. Un baño en esta exótica piscina se convierte en una experiencia mágica y extraordinaria en este ambiente antiguo y legendario con la selva como telón de fondo.

El restaurante a la carta en el edificio principal de Uayamón ofrece desayuno americano y cocina regional e internacional. Recetas típicas de la cocina de Campeche con la irresistible mezcla de sabores europeos y mexicanos. La mayoría de los ingredientes son orgánicos y provienen de los jardines de la hacienda. El pan se sirve recién horneado y el pescado es siempre fresco, recién traído por los pescadores de la zona.

Y para los sentidos perfectos, nada mejor que el spa, una experiencia irrepetible que te llevará a descubrir y sentir la milenaria cultura Maya. Tratamientos exclusivos con productos naturales, creados y procesados a la manera tradicional, productos orgánicos 100% frescos.

Explorar el esplendor de las antiguas ciudades mayas, disfrutar de la luz y los sonidos de las cuevas cercanas, hacer un recorrido en bicicleta por las aldeas locales o deambular por el centro histórico de Campeche son algunas de las actividades que puedes realizar alojado en este precioso hotel. La ciudad, a 27 kilómetros, aún conserva gran parte de su increíble muralla que la protegía de los constantes ataques de piratas en época colonial. Un lugar bellísimo que no te puedes perder, y más si tienes como hogar de cobijo a la Hacienda de Uayamón, 'donde desciende el espíritu' en maya.

Más información:
Hacienda de Uayamón
Turismo de Campeche

 

Marta Rivas | Madrid
| 12/06/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.