Cuando viajamos, el hotel importa porque es nuestro hogar en el destino al que nos dirigimos y carece de interés si se trata de un hogar para pocos o muchos días, lo será en su tiempo y tiene que ser el que más y mejor se adapte a nosotros. Por eso tiene todo el sentido que en el barrio japonés de San Francisco haya un hotel muy manga y muy pop nipón, porque encaja en el entorno y porque a quienes aman la cultura japonesa y su particular mezcla de tradición y vanguardia, será un hogar como ningún otro. La filosofía de este hotel se resume en un lema de cinco palabras: One Joie de Vivre Hotel, un lugar pensado y diseñado con el huésped en el centro como sucede con todos los establecimientos creados bajo ese sello. Además, el hotel se define a su vez en cinco adjetivos: creativo, cálido, optimista, peculiar y práctico. Es creativo porque no hay otro hotel que abrace la cultura japonesa en su vertiente más pop y de animación que el Tomo; cálido por como acoge y arropa, optimista por su decoración fresca y divertida, práctico por sus comodidades que incluyen cafetera en la habitación y peculiar... porque no hay más que verlo. Te encantará todo en Tomo, desde los murales a los detalles más sencillos de la decoración y te gustará especialmente el Mum's, el restaurante del hotel donde podrás degustar un delicioso menú japonés. Y, una vez instalado en tu casa en San Francisco -una ciudad fundada por un fraile español en el SXVIII que creció como la espuma gracias a la fiebre del oro-, no te queda más que vivir la ciudad desde su barrio más nipón: Chinatown, el Golden Gate o Union Square son visitas obligadas, además de e Haight-Ashbury, cuna del movimiento hippie, y por supuesto Japantown, el barrio en el que te alojas.