Al hablar de Singapur muchos tienen en la cabeza la idea de que es un destino muy moderno pero que no tiene mucho que ofrecer: grandes edificios y no mucho más. Sin embargo, queremos demostrarte que no es así y que, al ser una entrada principal sobre todo para Indonesia, visitarlo durante un par de días merece la pena.

Lo primero que llama la atención es el propio Aeropuerto Jewel Changi, el aeropuerto internacional. Es considerado el mejor aeropuerto del mundo y por él pasan más de 60 millones de personas al año. En su interior guarda un gran número de tiendas, restaurantes y hotel, además de una cascada de 40 metros que sale de una cúpula de cristal, lo que parece magia. Está muy bien conectado con el centro de ciudad por el transporte público, por lo que en unos 30 minutos estarás allí.

Singapur | Pixabay

Una vez llegas a la ciudad, los dos atractivos principales para todos son los Gardens by the Bay y el hotel Marina Bay Sands. Lo primero son unos de los jardines más bonitos del mundo, situados muy cerca del mar, que llaman la atención especialmente por los jardines verticales que llegan a medir hasta 50 metros de altura. La entrada es gratuita, sin embargo, si quieres pasear por la pasarela Skywalk OCBC, la cual une los grandes árboles artificiales de más de 20 metros, deberás pagar. Otro de los parques más famosos es el Merlion Park, conocido por su famosa estatua mitad pez, mitad león.

Singapur | Pixabay

Muy cerca de estos se encuentra el Marina Bay Sands. Este hotel es posiblemente el más caro de la ciudad y una noche puede costarte 500 euros, pero aunque no te alojes aquí, subir a su azotea y ver las vistas que hay de la ciudad es algo imprescindible. En esta azotea tiene varias piscinas infinitas pero solo podrás disfrutarla si eres huésped.

Uno de los barrios más conocidos es Chinatown, donde muchos turistas se alojan y disfrutan de los puestos de comida callejeros, así como del ambiente de sus calles. Esto mismo ocurre con el barrio de Little India, un lugar en el que perderse caminando y donde encontrarás el templo de Sri Veerama Kaliamann, de visita obligada.

Singapur | Pixabay

Por último, para alejarte un poco de la ciudad y encontrar un lugar de paz, te recomendamos acercarte a la isla de Sentosa. Esta cuenta con varias playas tranquilas, destacando Palawan Beach y Playa Siloso, además de otros atractivos como el Parque de las Mariposas o incluso un parque de Universal Studios.