FASCINANTE MEGALÓPOLIS

FASCINANTE MEGALÓPOLIS

Los 10 rincones más hermosos de Pekín

Con 22 millones de personas, la capital de China es de las ciudades más fascinantes del planeta. Si solo puedes visitarla unos pocos días, te damos las claves para que no te pierdas nada.

Arranca una nueva temporada de 'Pekín Express' y, gracias a la magia de la televisión, nos volveremos a trasladar cada semana a Asia sin movernos del sofá. Qué mejor momento para conocer un poco más sobre la capital de China, cuyo nombre significa, literalmente, ' Capital del norte'.

Pekín, es una de las mayores ciudades del mundo, con más de 22 millones de habitantes. Como toda cultura oriental, siempre nos sorprende por la diferencia que hay con Occidente y es precisamente por ello por lo que también nos atrae irremediablemente. Vamos a hacer una difícil elección para, entre tanta maravilla y sorpresa, escoger sólo 10 de los lugares con encanto que no nos podemos perder.

1. Ciudad Prohibida. Fue el palacio imperial desde la dinastía Ming hasta el final de la dinastía Qing. Se encuentra en el centro de Pekín y actualmente alberga el Museo del Palacio. Construido entre 1406 y 1420, el complejo alberga 980 edificios ocupando una superficie de 720.000 metros cuadrados. Ejemplifica la arquitectura palacial tradicional de China, fue nombrada Patrimonio de la Humanidad en 1987 y está considerada por la Unesco como el mayor conjunto de estructuras de madera antigua más grande del mundo.

2. Templo del Cielo. Fue construido en 1420 y tanto las dinastías Ming como la Qing lo utilizaron para adorar las cosechas. Desde 1998 está considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Situado en el sur de Pekín, es en realidad un conjunto de edificios: el Salón de la Oración (es un edificio circular de 30 metros de diámetro y 38 de altura y en cuyo interior alberga 28 enormes columnas formando tres circunferencias: cuatro representan las estaciones, 12 los meses del año y las 12 exteriores las horas del día), el Altar de la Oración (construcción exterior formada por 3 terrazas circulares y concéntricas de bellísimo mármol blanco) y la Bóveda Imperial del Cielo.

3. Plaza de Tian’anmen. Fue construida dentro del nuevo plan de urbanismo de la República Popular China en 1949. Se construyó a semejanza de la Plaza Roja de Moscú, con la finalidad de que se celebran masivos actos de adhesión política, y nosotros la recordaremos por los tristes sucesos ocurridos tras las protestas de 1998. Tiene un área total de 440.000 metros cuadrados y alberga numerosos monumentos: la Torre de Tian’anmen, el Monumento de los Héroes del Pueblo, el Mausoleo de Mao Zedog, Las Estelas (dos parejas de soberbios leones que la custodian), la Puerta de Zhengyangmen y los Puentes sobre el Río de Aguas Doradas.

4. Templo de Yonghe. Conocido popularmente como Catedral Budista de Pekín, se encuentra en la parte noroeste de Pekín y es desde el punto de vista arquitectónico uno de los monumentos más importantes ya que combina elementos tibetanos y chinos en su construcción. Se inició en 1694 y en su origen fue lugar de residencia de los poderosos eunucos de la corte imperial manchú, después se convirtió en residencia de los lamas de la corte y posteriormente de la propia corte imperial hasta la caída del imperio.

5. Palacio de Verano. Es un parque conocido como Jardín de la Salud y la Armonía. Tiene casi 300 hectáreas, está situado a 12 kilómetros del centro de Pekín y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad en 1998. Contiene una serie de construcciones que giran alrededor de un lago. Fue residencia de recreo de la familia imperial y hoy es lugar de expansión y disfrute de los pequineses. Hay construcciones imprescindibles como El Gran Corredor (un pasillo techado de más de 750 metros de longitud a lo largo del lago), La Pagoda del Buda Fragrante o el Barco de Mármol.

6. Hutongs. Las nuevas construcciones en la época olímpica eliminaron gran parte de los hutongs, los callejones del casco antiguo, y por ello las autoridades fueron duramente criticadas, pero se conserva parte de ellos en dos zonas con mucho encanto: Shichahai y Dazhalan (al sur de la plaza de Tian’anmen). Podemos perdernos por sus rincones y comer típica comida cantonesa en los puestos callejeros.

7. Gran Muralla. No está exactamente en Pekín pero uno de los tramos visitables de sus más de 8.000 km. pasa a 80 km. de la capital china. Es interesante hacer una excursión para verla, recordando que alguno de sus tramos son muy exigentes por las pendientes y el calor.

8. Mercado de la Seda. Es uno de los templos de las imitaciones de grandes marcas que se pueden adquirir a precios irrisorios. Hay más de 1.700 puestos repartidas entre varios pisos y agrupados por tipos de productos. Es un lugar inevitable para cualquier turista, como inevitable es el regateo para hacerse con la compra deseada.

9. Beijing Zoo. El zoo de Pekín ocupa unas 89 hectáreas y se asemeja a muchos de los grandes jardines clásicos chinos: hay zonas floridas, bosques frondosos, estanques y riachuelos. Alberga más de 500 especies de animales marinos y 450 terrestres. Imprescindible para ver de cerca el enternecedor y emblemático oso panda gigante.

10. La Zona Olímpica. Los Juegos Olímpicos de Pekín se celebraron en 2008 y para ellos se hicieron en la ciudad grandes inversiones en infraestructuras. Es interesante la contemplación de edificios singulares como el Estadio Nacional de Pekín -un edificio ovalado en forma de nido de pájaro-, el Centro Acuático de Pekín -semejante a un enorme cubo de agua- o el Edificio de la Antorcha -un edificio encargado de acoger la antorcha olímpica. La visita de noche es realmente espectacular.

Más información:
Turismo de China

Rocío Rodríguez | Madrid
| 03/04/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.