ESCOCIA, DE BOCADO EN BOCADO

ESCOCIA, DE BOCADO EN BOCADO

5 rincones de Edimburgo para chuparse los dedos

Desde restaurantes con estrella Michelin a pubs tradicionales, pasando por cafeterías de diseño y chocolaterías artesanas, no hay rincón en la capital escocesa donde no se pueda disfrutar de una buena mesa en compañía. Te mostramos las cinco zonas que no te puedes perder allí.

No es habitual que sea la gastronomía escocesa, si exceptuamos el whisky, lo que más destaque a la hora de elegir esta región como destino para una escapada. Sin embargo, Escocia cuenta con numerosos productos naturales, un amplio recetario y todo tipo de rutas gastronómicas.

Además de locales especializados en productos locales, hay que sumar la extendida cultura británica de los pubs, así como los negocios que nacen en torno a las destilerías. Y siempre sin olvidar las últimas modas en diseño y picoteo, que van desde cafeterías de moda a pastelerías familiares, pasando por tiendas delicatessen. Todo eso y más, en estos cinco rincones que no te puedes perder si te escapas a Edimburgo.

1. The Shore. El antiguo puerto del barrio de Leith, al norte de la ciudad, se ha convertido hoy en The Shore, uno de los barrios más interesantes para los amantes de los restaurantes de lujo y los pubs tradicionales. Es una zona cosmopolita con un marcado carácter cultural y artístico en el que los pequeños comercios llenan de vida cada rincón. El área tiene desde locales de cocina étnica a pubs improvisados (y no tanto) en barcos anclados en el canal. Salones de té como Mimi’s Bakehouse contrastan con restaurantes de estrella Michelin. El más famoso es The Ship, con leyendas de piratas incluidas.

2. Royal Mile. Es la calle más importante de la ciudad, comunicando el castillo con el Palacio de Holyroodhouse. Tiene una longitud de más de 1,8 kilómetros, una distancia que dio origen a la llamada ‘milla escocesa’. A lo largo de toda la calle hay patios (courts) y muchos de ellos mantienen su espíritu medieval. De sus diferentes zonas, la preferida de muchos para tomar una pinta es la High Street, cerca de la Catedral de St. Giles.

3. Bruntsfield. O lo que es lo mismo, el distrito de las cafeterías y los dulces. Por ejemplo, gracias a locales como Artisan Roast, una cafetería artesana que tiene el honor de ser ‘el mejor café de Edimburgo’, perfecto para probar un ‘flat white’ (llama la atención su cartel de la pared en el que dice que J.K. Rowling nunca escribió allí). Si eres amante de las cupcakes, en esta zona tienes Cuchoo’s Bakery, la pastelería más famosa de la ciudad.

4. Morningside. Este barrio es la puerta de entrada a algunas de las zonas más prósperas de Edimburgo, y cuenta con numerosos comercios de productores locales y tiendas con encanto que invitan a un paseo sin prisa. Aquí también hay muchas cafeterías en las que poder merendar o tomar un desayuno, como Falko o The Chocolate Tree, donde elaboran chocolate artesano de diferentes sabores y rellenos y que además realizan todo tipo de tartas.

5. Broughton Street. A pocos minutos de la Princes St. y St. James Centre, esta calle de apenas tres manzanas de largo es todo un descubrimiento para los amantes de las tiendas, la moda y la gastronomía. Con una decena de punbs y cafeterías, entre los que se encuentran Cask & Barrel, Mathers, Mezz, The French Fancies, Chequers... hay que sumar salones de estilismo y numerosas tiendas de moda alternativas.

Más información:
Turismo de Escocia

Sergio Cabrera | @sergiossen | Madrid
| 01/11/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.