Rovaniemi cambia más de lo que imaginas en función del momento del año en que visitas esta zona de Finlandia, claro que a nosotros, por su íntima relación con la Navidad, la Nochebuena y los regalos, nos parece que el mejor momento es el mes de diciembre y allí es entonces invierno así que ¡abrígate! y prepárate a disfrutar del invierno nórdico.

Visitar la aldea de Santa Claus, que está abierta todo el año, es obligatorio si viajas a Rovaniemi, está a tres kilómetros del aeropuerto y a ocho del centro de la ciudad pero hay autobuses que te acercarán al complejo, un complejo que tiene su origen en la II Guerra Mundial porque en realidad la verdadera casa de Santa Claus está en un lugar de Laponia que muy pocos conocen… Fue durante la reconstrucción de Rovaniemi cuando Santa Claus decidió establecer su oficina a las afueras de la ciudad…

Oficina de Correos de Santa Claus | Cortesía de ©Visit Rovaniemi (Rovaniemi Tourism & Marketing Ltd.)

Cuando planifiques tu visita a la aldea de Santa Claus no se te ocurra pensar que será una visita rápida, es toda una aldea en la que no sólo podrás disfrutar de tiendas, cafés y restaurantes sino también de actividades tan deliciosas como paseos en trineo tirado por huskies y renos o excursiones en motos de nieve entre otras muchas.

Santa Claus | Cortesía de ©Visit Rovaniemi (Rovaniemi Tourism & Marketing Ltd.)

Visitar la aldea de Santa Claus es sólo una de las cosas que no puedes dejar de hacer en Rovaniemi, otra de las actividades que no puedes perderte en Rovaniemi, sucede en el cielo, son las míticas auroras boreales que para nosotros son un espectáculo excepcional pero que en esta localidad de Laponia se viven hasta 200 noches al año desde agosto hasta abril; podrás verlas desde la propia ciudad o en sus alrededores; es verdad que, como sucede cuando miramos las estrellas, cuanta menos contaminación lumínica haya mejor se verán las auroras boreales, también es cierto que este fenómeno en Rovaniemi es tan intenso que sin apenas alejarte del centro de la ciudad podrás verlas, eso sí, ten en cuenta que se trata de un fenómeno impredecible, son como las predicciones meteorológicas, se puede estimar cuando sucederán pero tendrás que tener paciencia porque esas predicciones son aproximadas.

Aurora boreal en Rovaniemi | Cortesía de ©Visit Rovaniemi (Rovaniemi Tourism & Marketing Ltd.)

Los mejores lugares para ver las auroras boreales en Rovaniemi son el Arctic Garden, a tan solo 10 minutos andando del centro de la ciudad, y la cumbre del monte Ounasvaara, llegar allí te supondrá un paseo de casi una hora.

Aurora boreal en Rovaniemi | Cortesía de ©Visit Rovaniemi (Rovaniemi Tourism & Marketing Ltd.)

Además del romanticismo de la aldea de Santa Claus o de las auroras boreales, en Rovaniemi también deberás visitar sus museos de ciencias: Arktikum, un museo y centro de ciencias donde se investiga la región del Ártico y la historia de esta región y el museo Science Centre Pilke, en él podrás disfrutar de exposiciones interactivas relacionadas con la naturaleza nórdica, concretamente con sus bosques.

Vista aérea de Rovaniemi en invierno | Cortesía de ©Visit Rovaniemi (Rovaniemi Tourism & Marketing Ltd.)

Y no creas que esto es todo, aunque es cierto que la nieve forma parte casi inseparable del paisaje de Rovaniemi (la ciudad está nevada 6 meses al año) no es menos cierto que su arquitectura es de gran interés, entre los edificios más interesantes de la ciudad descubrirás algunos firmados por un arquitecto cuyo nombre seguro que te resulta familiar: Alvar Aalto, de hecho él fue quien dirigió la reconstrucción de la ciudad tras su casi total destrucción durante la II Guerra Mundial.

Panorámica de Romanievi por la noche en invierno | Cortesía de ©Visit Rovaniemi (Rovaniemi Tourism & Marketing Ltd.)

Alguna curiosidad: ¿sabías que el mapa de la Rovaniemi tiene forma de cornamenta de reno? pues así es porque así lo decidió Alvar Aalto cuando comenzó a trabajar en la reconstrucción de la ciudad ¿y sabías que a las afueras de Rovaniemi, justo donde está ubicada la villa de Santa Claus, comienza el Ártico? pues así es también, de hecho se conserva todavía la tienda que se instaló para Roosvelt cuando visitó esta zona de Europa durante el despliegue del plan Marshall.