El primer hotel de Virgin Hotels
Está en el centro de la ciudad de Chicago


Richard Branson es uno de los hombres de negocios más importantes, reconocidos e influyentes del mundo. Pero, además de ser CEO de Virgin Group, Richard Branson es Sir. Le quedaban pocas cosas por hacer al frente de esta compañía y el turismo era una de ellas. Por eso desde hace tiempo llevaba pensando en la idea de ofrecer a los viajeros de todo el mundo un lugar en el que pudieran divertirse y sentirse cómodos sin que su cartera se resientiera.

El primer hotel de Virgin Group ha abierto sus puertas en la ciudad de Chicago el pasado mes de abril de 2015 y ya se ha convertido en uno de los establecimientos estrella de la ciudad estadounidense. Todo aquel que tenga previsto viajar a Chicago y quiera disfrutar de la excelencia hecha hotel tan sólo tiene que acercarse a ver –o alojarse, si tiene tiempo y ganas- el Virgin Hotels Chicago.

Está situado en un edificio histórico, el Old Dearborn Bank, una construcción emblemática en la ciudad que ha sido reformado y adaptada durante dos años para convertirse en lo que, a día de hoy, podemos contemplar. Su apariencia art decó no pasa desapercibida y tanto en su exterior como en la mayor parte de sus interiores todavía se pueden admirar detalles y acabados originales que se han mantenido a pesar de las obras.

Es curioso ver la transformación que ha sufrido, pasando de albergar las oficinas de un banco a acoger a miles y miles de viajeros de todos los rincones del mundo. Cuenta con 250 habitaciones, 40 de ellas suites y otras dos penthouse suites para los clientes más exclusivos. Aún quedan cosas por hacer, pero en total tiene cinco restaurantes en su interior, por lo que su oferta se adapta a todo tipo de huéspedes.

Por ejemplo, Two Zero Three, una cafetería de estilo europeo o el restaurante Miss Ricky’s y su correspondiente lounge en la azotea –perfecto para las noches de verano-. Sus 26 plantas son acogedoras y presentan una decoración elegante y sobria, que invita no sólo a dormir en este hotel, sino también a disfrutar cada segundo de la estancia en él.

El Virgin Hotels Chicago es moderno pero a la vez es capaz de transportar a cualquiera a otra época con detalles como las puertas de cobre de su ascensor, el montacargas o algunos de sus techos. Además, en el hotel de Sir Branson hay wifi gratis y no se cobran suplementos por hacer el check out tarde.