Viajestic » Destinos

Europa

El Laberinto del Castillo de la ciudad húngara de Budapest

Una de las siete maravillas subterráneas del mundo

Publicidad

Viajestic | Viajestic
| 28.02.2015 00:52

El Laberinto del Castillo de Buda se encuentra en un complejo de cuevas y sótanos bajo tierra en el distrito del que forma parte el histórico castillo de la ciudad de Budapest y que es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Un laberinto que se encuentra a 16 metros de profundidad y que hoy es un espacio turístico único en el mundo. Sus muros encierran años de historia y han sido testigos de muchos de los hechos acaecidos en la ciudad. El Laberinto del Castillo de Buda tiene cuatro mini-laberintos en su interior, un círculo y una exposición, y aunque en muchos lugares, incluso en su página oficial anuncian que el laberinto se encuentra cerrado al público, la realidad es que está abierto y se puede visitar. El Laberinto del Castillo de la ciudad húngara de Budapest se creó a causa de la acción del agua caliente de manantial que corría sobre la roca calcárea de la colina en la que se ubica el castillo. A causa de la erosión se crearon cuevas, celdas y manantiales que se extienden a lo largo de más de 1.200 por el subsuelo. El Laberinto de Budapest ha tenido diferentes usos a lo largo de la historia. Sirvió como refugio del hombre prehistórico hace medio millón de años, como bodega de vino, como cámara de tortura, como cárcel y también de bunker y como hospital durante la II Guerra Mundial. En el año 1980, el laberinto fue acondicionado para darle un uso cultural y turístico, recuperando este espacio para la ciudad, y se instaló la primera exhibición, una de figuras de cera. Si quieres que la experiencia sea aún más emocionante y especial, se puede hacer el recorrido a partir de las 18h de la tarde, momento en el que se apagan las luces y la visita se hace con una lámpara de aceite. Para entrar se bajan unas empinadas escaleras que llevan a las taquillas donde comienza la aventura. Pasadizos secretos, rincones terroríficos, historias del pasado y en muchos puntos del subterráneo tenebrosas figuras de cera. También hay fuentes, columnas, pinturas rupestres y una zona donde se ha creado una sorprendente neblina artificial. Las cuevas se pueden explorar con visita guíada o por tu cuenta, si no le temes a la oscuridad, el lugar da bastante bastante miedo por la oscuridad y por los recovecos que te vas encontrando. Al laberinto se puede acceder por dos entradas, una está en Úri utca 9 y la otra en Lovas utca 4A. El laberinto está abierto todos los días de 9h 30 a 19h 30. Recuerda llevar alguna prenda de abrigo. El Laberinto del Castillo de Buda no es un laberinto geométricamente simétrico de túneles. Es una combinación de túneles y cámaras cincelado por la naturaleza y las mareas de la historia. En él se puede experimentar la sensación fundamental de un laberinto y su significado original, un símbolo ligado a la espiritualidad. El Laberinto del Castillo de Buda se encuentra entre las 7 maravillas subterráneas del mundo. No lo dudes e incluye el laberinto en tu próxima visita a la ciudad de Budapest, un misterioso y asombroso laberinto subterráneo que no te lo puedes perder.

Publicidad