Estamos en temporada alta por lo que, a poco que medites tu respuesta a esa pregunta, cabe que despierte en ti cierta pereza al pensar en cambiar las aglomeraciones de las grandes ciudades por las de las grandes playas; por eso hoy te proponemos cinco destinos que, si bien son también islas mediterráneas, tienen poco que ver (en algún caso apenas nada) con las primeras islas que se te cruzan por la cabeza al pensar en unas vacaciones paradisíacas y mediterráneas. ¿Te atreves a visitar cinco islas mediterráneas poco conocidas? te encantarán.

Estas cinco islas son sólo cinco de los paraísos mediterráneos que tenemos al alcance de nuestras vacaciones y que no están masificados como otros destinos más habituales, hay muchas más, por haber hay incluso islas deshabitadas cuya visita sólo puede hacerse como parte de un viaje mayor pero éstas cinco que te proponemos hoy están habitadas, en cuatro de ellas no te resultará difícil encontrar alojamiento y en la quinta… la quinta es un reto, es probablemente, uno de los destinos más ecológicos que puedas elegir en el Mediterráneo.

Hablar de islas mediterráneas y no hacerlo de Grecia es un imposible, podríamos elegir decenas de islas griegas que encajarían en nuestra propuesta de hoy pero nos quedamos con dos: Symi y Sifnos.

Symi | De Jebulon - Wikipedia

Symi es una isla griega en el archipiélago del Dodecaneso, es de hecho uno de los secretos mejor guardados de este archipiélago que se acerca a la costa turca; es una isla montañosa con valles en su interior y acantilados en su costa que se despejan abriéndose en pequeñas y encantadoras calas; para llegar a Symi tendrás que viajar a la costa turca o a Rodas y tomar un barco porque esta isla no cuenta con aeropuerto, en cuanto al alojamiento, sí encontrarás pequeños hostales y algún hotel que harán de tu estancia un tiempo realmente inolvidable porque la isla, sin duda, lo merece.

Sifnos | De Gerald Adams - Wikipedia

Sifnos está en el mar Egeo, en el archipiélago de las Cícladas y ofrece la clásica estampa de los pueblos blancos en las islas griegas; como a Symi, a Sifnos se llega en barco, con la diferencia de son cuatro las horas de navegación desde Atenas mientras que de Rodas a Symi se tarda la mitad, dos horas (tú eliges…); en Sifnos podrás disfrutar de playas de arena blanca y también de pequeñas y encantadoras calas rocosas además de una oferta gastronómica muy griega y muy rica. En cuanto al alojamiento, te resultará fácil encontrar casas y habitaciones en alquiler.

Croacia cuenta también con interesantes islas en la que vivir unas vacaciones de escándalo y sin pelearte por un trozo de playa en el que colocar tu toalla, nosotros te proponemos dos: Rab y Vis.

Rab, Croacia | De Alexandre Albore (Ruthven) - Wikipedia

La de Rab pasa por ser una de las islas más bellas del norte del mar Adriático y es precisamente aquí donde podemos descubrir que la fama de Croacia de no ofrecer paradisíacas playas de arena blanca no es del todo merecida, en Rab las hay aunque deberás tener en cuenta que algunas son nudistas. Claro que no todo va a ser playa, de Rab te encantará todo, también su historia especialmente la que se escribe en la ciudad del mismo nombre, que es de origen medieval. Y para completar el paraíso, te encantará descubrir que muy cerca de las costas de Rab encontrarás islas desiertas…

Vis | Pixabay

¿Sabías que hasta 1989 los extranjeros tenían prohibida la entrada a la isla de Vis? se debía al uso militar que Tito había dado a la isla décadas antes; ahora las cosas son bien distintas y Vis se ha convertido, gracias a sus atractivos naturales e históricos, en un destino la mar de interesante. Si buscas playas espectaculares, las encontrarás en el sur de la isla y si lo quieres es perderte entre restos romanos, griegos o incluso en una fortaleza inglesa o un monasterio benedictino, la isla de Vis no te defraudará.

Alicudi | De Godromil - Wikipedia

La quinta en discordia es una isla italiana pequeña, muy pequeña… tan pequeña que no tiene carreteras y sólo viven en ella unas 150 personas distribuidas en 6 pueblos; en esta isla tendrás que moverte andando o en burro (como lo lees, en burro) y buscar un alojamiento de modo poco convencional porque si bien puedes encontrar algún alquiler vacacional, no hay hoteles; además, debes saber que aquí no hay aguas subterráneas así que la obsesión de los habitantes de la isla es siempre recoger agua de lluvia para evitar la escasez en la temporada cálida. Hablamos de Alicudi ¿te imaginas pasar aquí tus vacaciones?.