Cabe empezar por reconocer que Hungría es uno de los tesoros mejor guardados de Europa, algo que quienes la visitan reconocen abiertamente, de hecho su capital, Budapest, ha sido elegida este año por votación popular en European Best Destinations como el mejor destino de Europa y es que Budapest es, sin lugar a dudas, un tesoro.

Budapest, la Perla del Danubio, es una ciudad atractiva a rabiar por su pasado imperial, su arquitectura y también por su accesibilidad; las visitas obligadas en Budapest son muchas y todas imperdibles: el Castillo de Buda, la Ópera de Budapest, la Basílica de San Esteban o el Parlamento son sólo algunos de los lugares más emblemáticos de la ciudad; tampoco debes perderte el Museo de Bellas Artes porque, después de nuestro Museo del Prado, es el museo europeo con la colección de pintura española más importante.

Budapest | Imagen cortesía de Newlink Group y Agencia del Turismo Húngaro

Los foodies no verán decepcionadas sus expectativas en Budapest, es más, podrán elegir para satisfacerlas tanto restaurantes de alta cocina (hay ya varias Estrellas Michelin repartidas por la ciudad) como los clásicos mercados, hay dos, el Mercado de la Calle Hold y el Gran Mercado Central, en ellos podrás descubrir cómo es y a qué sabe la gastronomía húngara y también catar los vinos locales.

Descubrir Budapest y el buen comer húngaro son un par de buenas razones para visitar Hungría y podrían ser incluso suficientes para ponerte este bello país por destino pero lo cierto es que hay más razones que acabarán de convencer a quienes todavía dudan: los parques nacionales que enamorarán a los amantes del ecoturismo, las aguas terminales que tentarán a quienes no organizan un viaje sin un SPA a la vista y Debrecen, una ciudad a sólo dos horas en coche de Budapest que, si bien no rivaliza con la capital, demuestra que la historia de Hungría no sólo se escribió en Budapest.

Danubio | Imagen cortesía de Newlink Group y Agencia del Turismo Húngaro

Dicho sin rodeos: la mejor oferta wellness de Europa está en Hungría porque se trata del país con las mejores aguas termales, sólo en Budapest hay más de 100 fuentes de agua termal; a la hora de elegir SPA o balneario no lo tendrás fácil porque la oferta no sólo es amplia sino también diversa, encontrarás desde las clásicas e históricas casas de baños hasta los SPAs más modernos y vanguardistas, te ponemos sólo uno como recomendación por aquello de que es el baño termal más grande de Europa: el Baño Széchenyi.

Decíamos también que Hungría es un gran destino para amantes del ecoturismo y la culpa de ello la tienen los parques nacionales del país, especialmente Hortobágy, que es la pradera más extensa de Europa, una gran llanura en la que descubrirás una Hungría muy diferente de la moderna e histórica Budapest, aquí verás, por ejemplo, cientos caballos salvajes, rebaños de ovejas guiados por sus pastores o cientos de miles de grullas en época de migración; esta gran llanura no sólo es parque nacional sino Patrimonio de la Humanidad.

Ruin Bar | Imagen cortesía de Newlink Group y Agencia del Turismo Húngaro

A sólo hora y media de Horgobágy está la segunda ciudad más poblada de Hungría, Debrecen; su casco histórico es digno de ser paseado con calma porque guarda tesoros como la Gran Iglesia Reformada, el Museo Déri o el Centro de Arte Moderno y Museo Contemporáneo MODEM; además debes saber que a Debrecen se puede llegar en vuelo directo desde muchas ciudades europeas, Barcelona entre ellas.

Hungría es pues un destino perfecto para foodies, para amantes del ecoturismo y para viajeros enamorados de la historia y la arquitectura y por todo eso, por su oferta rica y variada, será uno de los destinos más demandados en 2020.