Europa

Europa

Un hotel que no es un hotel

El Hotel not hotel, en Ýmsterdam, es espectacularmente original

Amsterdam guarda en sus calles, entre canales, bicicletas, tulipanes y otros tantos clichés que identifican la ciudad, un catálogo de hoteles envidiable. Últimamente en el epicentro de los Países Bajos han aumentado considerablemente el número de alojamientos singulares. Todos ellos de diferentes estilos, colores, arquitectura y distribución pero con algo en común que les identifica: un diseño tremendamente original que conquista a cualquier huésped. Entre esta selección, exclusiva pero a la vez al alcance de todo el mundo, se encuentra el Hotel not Hotel, uno de los más increíbles y también sorprendentes. Se encuentra en el centro de Amsterdam y en él una habitación es mucho más que unos metros cuadrados, es una verdadera obra de arte creada para disfrutar de ella. La mayor parte de ellas han diseño ideadas por colaboraciones especiales de un grupo de jóvenes diseñadores de la Academia de Diseño de Eindhoven, con un resultado fresco y digno de ver. Alojarse en el Hotel not Hotel significa zambullirse de lleno en las corrientes culturales tan interesantes que se están creando en Amsterdam. Zambullirse en su espíritu urbano, en su estética rompedora y sentirse parte de él. El concepto de este hotel es muy novedoso, se trata de una gran nave repleta de espacios comunes en los que los huéspedes pueden leer, conocerse y relajarse y, además cuenta con diferentes habitaciones que le dan el aspecto de un hotel típico. Por ejemplo, Casa no Casa es una habitación con una entrada que bien parece un hogar, Secret Book Case es otra que se esconde detrás de una librería, Fading Colors aparece tras una pared colorida y moderna, mientras que el tándem Mr de With y Mrs de With son dos habitaciones que se comunican entre sí que simulan la entrada de un chalet. Aunque, quizás, una de las cosas más sorprendentes del Hotel not Hotel es el pequeño vagón de tranvía que tiene en su interior, en el que también se puede dormir. Elegir cualquiera de estas habitaciones para pasar la noche es toda una experiencia y un reto para indecisos, y una de sus mayores ventajas es que se puede alquilar todo el espacio para grupos –en él pueden dormir hasta 50 personas- o incluso para realizar eventos o presentaciones. El Bar Hotel not Hotel ofrece una carta muy apetecible con propuestas informales perfectas para compartir. Aunque también es un lugar acogedor para un aperitivo como un sándwich de queso italiano o bien para tomar una copa entre amigos en su terraza, en una de las zonas más jóvenes y atractivas de la ciudad. Este original hotel abrirá sus puertas este verano de 2014, pero ya se puede disfrutar de su bar e incluso intuir su interior. Una experiencia única, sin duda, que atraerá a curiosos, sibaritas, viajeros incansables y a todos aquellos amantes de los hoteles que crean que ya han visto todo. Porque, por suerte, el Hotel not Hotel no es un hotel, como bien anuncia su nombre. Por este motivo no se puede clasificar ni por estrellas ni por los servicios habituales a los que estamos acostumbrados. Contradicciones aparte, seguro que te encantará, ¿te animas a descubrir este alojamiento?

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.