Europa

Europa

Un hotel digno de Sisi Emperatriz

Un histórico y lujoso alojamiento en la famosa Ringstrasse de Viena

Los suntuosos alrededores del Luxury Hotel Imperial de Viena fueron creados originalmente en 1863 como residencia en Viena del príncipe de Württemberg y no fue hasta 1873, con motivo de la Exposición Universal, cuando se conviertieron en el Hotel Imperial. Y no por ello dejo de ser el alojamiento lujoso que fue. La fachada del hotel es de estilo neo-renacentista italiano, la balaustrada de piedra de la parte superior enmarca los animales alegóricos del escudo de armas Württemberg y la puerta principal conserva cuatro estatuas que son auténticas obras de arte y aún mantiene el amplio tamaño original pensado para carruajes de caballos. Aquellos tiempos quedaron atrás, pero no el lujo y la increíble ubicación en la famosa Ringstrasse de Viena, junto a la Musikverein de Viena un lugar perfecto desde el que explorar la ciudad imperial con todos sus magníficos rincones. Con más de 100 años de antiguedad, personajes históricos se alojaron entre sus muros. Desde la reina Isabel II, a Charlie Chaplin o Brangelina. Dignatarios y realeza de todo el mundo e invitados indeseables como Adolf Hitler, que trabajó en el hotel en el hotel en su juventud y regresó como invitado de honor, o Benito Mussolini que se quedó en el hotel durante la Segunda Guerra Mundial, y salió por la puerta de atrás, el 13 de septiembre de 1943, después de su espectacular rescate por paracaidistas alemanes. De la cadena Luxury Collection by Starwood, este hotel de lujo fue inaugurado en 1873 por el emperador Francisco José, esposo de Elisabeth de Austria-Hungría, más conocida como Sisi Emperatriz. Y aún hoy, está a la altura de estos históricos personajes. Las 138 elegantes habitaciones, de las cuales 62 son suites, disponen de aire acondicionado, suelo de moqueta o parquet y un sistema de sonido con reproductor de CD y TV de pantalla extragrande. Amplios baños de mármol y elementos decorativos como paredes forradas de seda y valiosas piezas de época, para sentirte mimado como el emperador, o la emperatriz. Y como estamos en otra época, el hotel dispone de Wifi gratuita y conexión a internet en todo el establecimiento. Precios desde 323 euros la noche. El restaurante Opus ofrece platos galardonados de cocina austriaca, mientras que la cafetería Imperial cuenta con una terraza de verano y sirve café y repostería vienesa clásica, incluida la famosa tarta Imperialtorte. El Hallensalon, que data de 1873, ofrece una gran variedad de cócteles y bebidas, además de música de piano en directo todos los días. En la sala de conciertos Musikverein, situada junto al Hotel Imperial, se celebra el concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena. Así que si estás pensando en asistir no dudes en reservar cuanto antes. El hotel Imperial está a 1 minutode la estación de metro Karlsplatz y a 5 minutos de la ópera y de la calle comercial Kärntner Straße. Un lujo para disfrutar de lo mejor de una de las capitales más maravillosas y culturales de Europa.

Viajestic | Viajestic
| 28/02/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.