Europa

Europa

Un fin de semana en París

París, como dijo Audrey Hepburn, siempre es una buena idea

París es una de las capitales europeas de obligada visita. Una ciudad multicultural, con muchas cosas que ver y que hacer. Se dice de ella que tiene mil caras y otras tantas maneras de descubrirlas. La capital francesa es estupenda para pasar un fin de semana, admirar sus  imprescindibles y explorar sus sorprendentes rincones. París merece ser visitada varias veces en la vida porque siempre va a recibirnos con nuevos espacios, nuevas exposiciones, nuevos eventos y nuevos locales. Museos, tiendas, bistrós, grandes bulevares y pequeñas callejuelas, y siempre, el Sena. Qué ver Para empezar bien el fin de semana, nada mejor que visitar la Torre Eiffel, es el símbolo de París, todos conocemos este monumento junto a los jardines de los Campos de Marte. En la base del monumento encontraréis las taquillas y diferentes billetes para subir a distintas alturas. En la tercera planta está el mirador más elevado y la mejor vista de la ciudad. Hay que acercarse a la Place du Carrusel, para ver el Museo del Louvre y su pirámide de cristal, por donde se accede al interior. El Louvre es una de las visitas obligadas, obras maestras de la historia de la humanidad y exposiciones itinerantes, pero antes de entrar es mejor decidir que queremos ver porque es enorme y visitarlo al completo nos llevaría demasiado tiempo. Las obras de arte más famosas del Louvre están situadas en el ala Sully. En el centro de este ala se encuentran grandes obras como Victoria de Samotracia y la Mona Lisa. No nos podemos ir de París sin admirar este último cuadro. Otros museos importantes de la ciudad del arte son el Museo de Orsay, el Centro Pompidou, el centro nacional de arte. Edificado en el siglo XVII para alojar a los mutilados de los ejércitos de Luís XIV, el palacio de los Inválidos, Dôme des Invalides, en París, alberga hoy uno de los más grandes museos de arte y de historia militar del mundo. Y en la iglesia de los Inválidos bajo la cúpula central está la tumba de Napoleón. Esta iglesia es visible desde cualquier punto de París gracias a su domo dorado. Y junto a los Inválidos, el Museo Rodin, con las mejores obras del escultor. Podemos seguir por los jardines de los Champs Elysées pasando por el Petit Palais y Le Grand Palais y desde la Place Franklin Roosvelt seguir hasta el Arco de Triunfo en la Place Charles de Gaulle. Una de las estampas más famosas de París. Los Campo Eliseos con sus escaparates, sus tiendas de grandes marcas y sus terrazas son un lugar perfecto para pasear y tomar un refrigerio. Después podemos acercarnos hasta la Plaza de la Concordia que actualmente alberga el obelisco de Luxor. Esta plaza fue uno de los escenarios fundamentales durante la Revolución Francesa, ya que en ella guillotinaron a numerosas personas, entre ellas el rey Luis XVI y María Antonieta. Otro itinerario puede ser el Barrio Latino, en los alrededores de la Universidad de la Sorbona. Se llama así porque en la Edad Media, en este barrio había muchos estudiantes que hablaban latín. Cerca de allí, la Catedral de Notre Dame, una de las catedrales góticas más antiguas de Francia. Las gárgolas nos llevan enseguida a pensar en el Jorobado. La catedral se encuentra en la llamada Île de la Cité, en medio del río Sena. Se puede subir a una de las torres pero andando. Otra visita imprescindible es el barrio de Montmartre. Es como un pequeño pueblo tranquilo dentro de la capital. Montmartre está en una colina de 130 metros de altura en la orilla derecha del río Sena, conocida por la cúpula blanca de la Basílica del Sacré Cœur, en la cumbre. Cerca, otra iglesia, la más antigua de la colina, es la de Saint Pierre de Montmartre, fundada por la reina de Francia en el siglo XI. Montmatre además también es conocido como el barrio de los pintores. Y es que desde mediados del siglo XIX muchos han sido los artistas y pintores que han vivido en esta zona. Algunos de sus vecinos ilustres fueron Picasso, Toulouse Lautrec o Degas. En la place de Tertre se pueden ver todavía hoy muchos pintores pintando sus cuadros. Incluso en poco más de una hora te pueden hacer un retrato. Dónde comprar En el Boulevard Haussmann, se encuentran las conocidas Galerías Lafayette y Printemps, dos grandes almacenes aptos para todos los bolsillos En Lafayette merece la pena entrar solo por ver la cúpula del atrio que es magnífica. En la Rue Saint-Honoré encontrarás tiendas de lujo como Hermès, Prada o Yves Saint Laurent. Hay otras zonas más alternativas como el Barrio Latino o el barrio de Le Marais. En la Rue de Rivoli que comienza en la Plaza de la Concordia hay muchas tiendas para turistas donde comprar souvenirs. Y hacia el este desde el Louvre, hay muchas cadenas nacionales e internacionales, como Zara, H&M, Yves Rocher, Gap, Mango, the Body Shop y muchas más. Dónde comer París es un crisol de culturas y en cuanto a su gastronomia, hay una amplia oferta de restaurantes y cafés de lo más recomendables. hoy os proponemos tres de los mejores de la capital. Thoumieux a cargo del chef Jean-François Piège ganador de dos estrellas Michellín. Con un ambiente acogedor de asientos rojos, mesas de mármol negro, cubiertos de plata, y paredes con espejos y luces. Le Meurice en el hotel del mismo nombre, uno de los más lujosos de la ciudad, con una carta  diseñada por el triple estrella Michellín, Yannick Alléno. O el mítico Maxim’s un local  donde se alternaba con mujeres elegantes al ritmo de las melodías de Offenbach y con estética Art Nouveau. Acogió a Mistinguett o Proust y a la realeza europea o a la diva Maria Callas en los años cincuenta y sesenta, conservando su decoración original. Hoy es propiedad del diseñador Pierre Cardin y se ha convertido en una marca que incluye cabaret y un museo así como réplicas del restaurante en varias grandes ciudades del mundo. Dónde dormir En París hay una amplia oferta de hoteles para todo tipo de presupuestos. Antes de viajar conviene ver  diferentes portales de internet donde encontraremos los mejores precios. Los lugares turísticos de la capital están bastante alejados entre sí, así que podemos buscar un alojamiento en función de nuestros intereses. Las zonas más lujosas son las cercanas a la Plaza de la Concordia, la zona de Opera o los Campos Eliseos. Y si queréis algo romántico, nada mejor que un paseo a orillas del Sena para jurarse amor eterno. También hay cruceros por el río que son una buena manera de descubrir otros puntos de esta maravillosa ciudad. Un fin de semana en la capital francesa, bien vale una misa.

Viajestic | Viajestic
| 21/03/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.