Asia

Asia

Dormir en Dubai frente a una pista de esquí

Cada habitación del Kempinski Hotel Mall of the Emirates parece una cabaña de montaña con vistas a la nieve

Dubai, el epicentro de los países árabes. El lugar en el que lo imposible se vuelve posible con tan solo una idea. Donde el skyline cambia al mismo ritmo que la sociedad y los sueños se tornan palpables. Y sí, también Dubai, donde los termómetros marcan máximas prácticamente de continuo y el calor aprieta cada día del mes. Cuando uno quiere sorprenderse en todos los sentidos, tiene muchas opciones a la hora de elegir destino. Pero sin duda Dubai es uno de los que está primero en la lista. Uno de los muchos ejemplos de arquitectura inimaginable en otras partes del mundo es el fabuloso y espectacular Kempinski Hotel Mall of The Emirates. Se trata de un alojamiento de cinco estrellas cuyo exterior es sorprendente pero cuando los huéspedes se adentran en sus instalaciones ven que no era más que un primer aviso. Está situado en un centro comercial de grandes dimensiones, el Mall of the Emirates y con una gran oferta de ocio y algunas de sus habitaciones tienen unas increíbles vistas a una pista de esquí, que pertenecen al Ski Dubai. Cinco estrellas merecidas no solo por su decoración elegante, sino también por sus instalaciones. El Kempinski Hotel Mall of the Emirates cuenta con cinco restaurantes para todos los gustos, el Aspen by Kempinski sirve un brunch inglés que merece la pena probar, el Salero Tapas & Bodega, como su propio nombre indica, opta por una carta con toques españoles típicos y muy mediterráneos. Para aquellos que quieran combatir el calor de Dubai sin salir de la piscina, pueden optar por El Mosaic Chill, que tiene una extensa oferta de bebidas perfectas para disfrutar mientras se contempla el atardecer. Los amantes de la barbacoa estilo tandoori y la carne a la brasa, deberán elegir el K Grill y el bar 1897 es el único de fumadores, con una gran selección de puros. De sus 393 habitaciones, algunas de ellas están decoradas con un estilo alpino basado en la madera, acogedor y que invita a refugiarse entre las sábanas mientras se ve descender a los esquiadores por la pista. Desde la recepción del hotel se pueden organizar todo tipo de actividades, desde traslados al aeropuerto hasta safaris o visitas al parque acuático Wild Wadi, que se encuentra a solo 3 kilómetros. El Kempinski de Dubai es exclusivo y todo un capricho para aquellos que viajen por placer y sin prisa. Porque para conocer todo el hotel se necesita tiempo y resulta el lugar perfecto para planificar las rutas de cada día y conocer toda la zona. Una experiencia de lujo y una buena opción para que las altas temperaturas sean solo un espejismo.

Viajestic | Viajestic
| 02/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.