Praga se ha convertido en uno de los rincones favoritos de millones de personas alrededor del mundo. Y no nos extraña. Sus calles adoquinadas y su ambiente medieval la convierten en una ciudad única.

Pero como toda ciudad, guarda diversas curiosidades ignoradas por muchos, incluso, de sus habitantes. Y tú, ¿las conocías?

1. Una de las mejores vistas

Lo que muchos turistas desconocen es que hay unas escaleras dentro del recinto del Castillo que bajan a Malastrana y llevan a una puerta. Si la abres, te encontrarás con un jardín tranquilo que ofrece una de las mejores vistas de la ciudad.

Praga | Autor: El Coleccionista de Instantes Fotografía & Vídeos – Flickr

2. ¡Extra, extra!

Tal y como explica Voyapraga.com, si deseas inmortalizar algunas de las obras que ofrecen los museos de la ciudad, deberás pagar un extra. Eso sí, no ocurre en todos ya que hay otros que directamente prohíben hacer fotos.

Praga | Pxhere

3. Trucos en la catedral

No necesitas pagar entrada para ver el interior de la famosa catedral de la ciudad. Tan solo basta con subir al castillo y dirigirte a una zona delimitada en su entrada para ojearla. La entrada debe pagarse si deseas recorrerla en profundidad.

Catedral de Praga | ElHeineken – Wikipedia

4. No es España

En el metro de Praga no hay tornos o torniquetes, por lo que no deberás validar tu billete. Esto ha provocado diversos problemas entre los turistas (y no tan turistas), por lo que asegúrate de hacerte con el tuyo para mostrarlo si aparece algún inspector. Además, existen billetes con precio reducido para trayectos cortos. Esto, además de una curiosidad, también es un consejo.

Metro de Praga | Miaow Miaow – Wikimedia

5. No es lo que parece

Si has ido a Praga o tienes pensado hacerlo, habrás oído que la cerveza es uno de sus principales atractivos. Pues tal y como informa Euroviajar, no es la bebida más consumida por sus habitantes. Son los turistas y extranjeros que residen allí los que han creado dicha fama.

Cervezas | Autor: Oyving Holmstad – Wikimedia

Ahora que conoces más acerca de la capital checa, ¿te atreves a visitarla? Si ya lo has hecho, nadie te impide volver a hacerlo.