Viajestic » Curioso

ECOTURISMO

Bosque de Oma, la historia del bosque más peculiar del País Vasco

El Bosque de Oma era el bosque animado vasco pero la enfermedad conocida como la banda marrón lo ha dañado irremediablemente.

Bosque de Oma

Pixabay Bosque de Oma

Publicidad

Seguro que habías oído hablar del Bosque de Oma, cabe incluso que lo hubieras visitado porque era, sin duda, el bosque más peculiar del País Vasco y de España pero en 2018 fue cerrado... Claro que las historias conviene contarlas empezando por el principo y la primera pregunta no es por qué está cerrado sino cómo nace el Bosque de Oma.

El Bosque de Oma es un bosque pintado en el que la naturaleza y las tradiciones culturales confluyen y es que podríamos decir que en este bosque el arte conquista la naturaleza gracias a las pinturas que descubrimos en sus árboles que son así lienzos; se trata de un magnífico trabajo realizado por el artista Agustín Ibarrola allá por 1982 y que se resume como una galería de arte al aire libre de algo más de 4 hectáreas llena de colores y formas; más de 47 son las obras que podían verse en Oma.

Lo más curioso de esta excepcional obra de arte es que no ha de verse cada árbol como un lienzo sino cada conjunto de árboles, es decir, Ibarrola no ha diseñado una pintura para cada árbol sino una pintura para cada conjunto de árboles de ahí que la perspectiva desde la que la observamos sea tan importante.

Bosque de Oma
Bosque de Oma | Pixabay

La entrada a este bosque y galería de arte era libre y gratuita, un regalo del País Vasco a todos sus visitantes que resultaba la mar de entretenido porque mientras paseabas entre los árboles debías buscar la perspectiva que te permitiera disfrutar de cada obra de arte en su conjunto y no solo árbol a árbol, es como si se tratara de un cuadro cubista, un puzzle en el que tú tenías que encajar las piezas (aunque sin moverlas, moviéndote tú a su alrededor).

Pero eso era antes. Ahora el Bosque de Oma se encuentra cerrado porque durante la realización de unas tareas de mantenimiento habituales se descubrió que los árbones de este bosque, como otros del País Vasco, estaban siendo atacados por un hongo, sufría una plaga de banda marrón, así llamada porque seca los pinos que ataca tiñéndolos de color marrón y si éstos no son tratados a tiempo pueden acabar muriendo.

El Bosque de Oma se cerró para valorar el alcance de la plaga y actualmente sabemos que los expertos buscan una nueva localización para recrear de nuevo este conjunto artístico en otro espacio de la misma Reserva de Urdaibai donde está el Bosque de Oma mortalmente enfermo de banda marrón. Solo nos queda esperar a que esto se consiga y el Bosque de Osma no se convierta en uno de esos lugares a los que no podremos visitar jamás porque ya no existen...

Publicidad