A principios de marzo, Apple acordó pagar hasta $500 millones a los consumidores estadounidenses como parte de un acuerdo que salió del problema relaciona con las baterías de algunos iPhone. Gracias a un sitio web detectado por MacRumors, los propietarios de los iPhone afectados podrán solicitar formar del acuerdo y conseguir su reembolso.

Para poder presentar la reclamación, debes tener actualmente o haber tenido un iPhone 6, iPhone 6 Plus, iPhone 6S, iPhone 6S Plus y o un iPhone SE que ejecutara iOS 10.2.1 o posterior antes del 21 de diciembre de 2017. También se incluyen los modelos iPhone 7 y iPhone 7 Plus que ejecutaron iOS 11.2 o posterior antes del 21 de diciembre de 2017. También debe haber experimentado "rendimiento disminuido" en su dispositivo.

Las reclamaciones deben presentarse en línea o por correo antes del 6 de octubre de 2020. En ese momento, puede esperar el pago en algún momento después del 4 de diciembre. Ahí es cuando un juez firmará el acuerdo, siempre y cuando no haya apelaciones.

De acuerdo con los descrito en el apartado de preguntas frecuentes del sitio web, "Apple proporcionará un pago en efectivo de aproximadamente $25 por dispositivo reclamado". Eso sí, antes de que la gente se emociones demasiado la compañía de Cupertino ha aclarado que ellos has acordado pagar un máximo de $500 millones como parte del acuerdo. Dependiendo de cuántas personas presenten la reclamación, es posible que la cuantía final sea menor de $25.

Batterygate- Salud batería | Apple

El proceso de reclamación pone fin a un largo drama. La demanda colectiva fue presentada en diciembre de 2017 después de que los usuarios descubrieran que Apple estaba limitando las CPU de iPhone, una vez que la capacidad de la batería de un teléfono se degradaba a partir de cierto nivel. La característica (introducida en iOS 10.2.1) estaba destinada a extender la longevidad de los iPhones mediante la prevención de problemas repentinos de software, pero la falta de transparencia de Apple frustró a los usuarios y llevó a acusaciones de estaban ejerciendo obsolescencia programada de forma intencionada.

Apple solucionó el problema tanto a través de un descuento temporal de reemplazo de batería, como a través de mejoras en la actualización de OS 11.3. Esta actualización deshabilitó la limitación de forma predeterminada e introdujo una nueva función en la que se puede ver la “salud” de la batería para mantener a los usuarios más informados sobre como envejece la batería de su dispositivo.

Aquí en España, fue la asociación Facua la que puso voz a miles de demandantes que se quejaban del problema de sus dispositivos, sin embargo, no aún sigue sobre la mesa ver si en nuestro país va a llegar este tipo compensación que han propuesto en EE.UU.