La firma Motorola está más activa que nunca, con el lanzamiento de un gran número de móviles en lo que llevamos de año. Ya son distintos modelos, a cada cual más original, los que han pasado a engrosar la gama de la firma. Ahora Motorola ha aplicado una estrategia que poco a poco está siendo cada vez más común, como es la de lanzar un modelo Plus antes que el modelo estándar. Eso es lo que ha pasado con el Motorola One Fusion Plus, que se ha presentado antes que este nuevo Motorola One Fusion, que llega al mercado con algunas características recortadas respecto del modelo original.

Características del Motorola One Fusion

Como decimos estamos ante algo así como una versión Lite del modelo Plus, que se caracterizaba sobre todo por la presencia de una cámara de fotos emergente que dejaba todo el frontal como pantalla, sin notch o agujeros. En este caso la pantalla integra un notch en forma de gota de agua. Un panel que tiene un tamaño de 6.5 pulgadas y tiene resolución HD+, por lo que en este aspecto supone un “downgrade” si lo comparamos con el modelo presentado recientemente. Algo que también ocurre con el procesador, que es menos potente.

Motorola One Fusion | Motorola

Ahora monta un Snapdragon 710, que sigue siendo un procesador muy potente, que pertenece a la gama de procesadores que más rendimiento ofrecen en la gama media. Poco a poco Motorola va dejando atrás los procesadores de la serie 600 de Qualcomm que tanto ha utilizado en los últimos años. Además viene con 4GB de RAM y 64GB de almacenamiento interno que se puede ampliar gracias a las tarjetas microSD. En cuanto a las cámaras de fotos echamos en falta lógicamente la emergente que tenía para hacer selfies, que ahora se ha sustituido por otra en el notch en forma de gota de agua.

Esta cámara selfie tiene un sensor de 8 megapíxeles. En la parte trasera cuenta con una cámara de fotos cuádruple, que nos ofrece un sensor principal de 48 megapíxeles, otro de 8 megapíxeles ultra gran angular, uno macro de 5 megapíxeles para hacer fotos cercanas, y otro de profundidad de 2 megapíxeles, perfecto para poder hacer retratos con el mejor desenfoque posible. La batería con la que cuenta vuelve a ser muy grande, en este caso de 5000mAh. Por tanto es de esperar que podamos mantener encendido el teléfono durante al menos dos días con tal tamaño de batería. Esta además es compatible con la carga rápida TurboPower.

Llega como es habitual en Motorola con Android 10 y una capa de software que es prácticamente inexistente, por lo que es más parecido a una versión de stock de Android. Por último el precio, ya que aunque no se pone a la venta en España, de momento, tampoco se ha detallado para su despliegue en varios países de América latina, empezando por Colombia, que es donde se ha mostrado en la web oficial de la marca. Pero es de esperar que se trate de un teléfono con un precio de alrededor de los 250 euros.