Desde que el pasado mes de mayo comenzaran las turbulencias para Huawei, gracias a las maniobras del Gobierno de Estados Unidos para crear una lista negra de empresas chinas, hemos visto como se concedían dos prórrogas para poder consumar el veto a la firma china por parte de las empresas norteamericanas, como Google. Esto ha llevado a Huawei a lanzar su último gran tope de gama, el Huawei Mate 30 Pro, con un sistema Android sin las apps ni los servicios de Google. El 19 de noviembre acaba el plazo dado por Estados Unidos para consumar el veto por parte de Google y otras empresas, y parece que ahora Trump ha decidido abrir la mano a Huawei, ¿algo que podría presagiar una marcha atrás?

Licencias especiales

Eso es de lo que informa ahora The New York Times, que apunta a que desde la administración Trump se podrían otorgar licencias especiales a algunas empresas norteamericanas para poder seguir haciendo negocios con los chinos una vez que entre en vigor el veto, el próximo 19 de noviembre. Esto quiere decir que algunas empresas sí podrán hacer negocios con Huawei, aunque en esta información no se ha especificado nada acerca de qué empresas serían las que podrían llevar a cabo estos negocios con Huawei.

Huawei Mate 30 | Huawei

Evidentemente esto ha disparado los rumores acerca de que una de estas licencias especiales pueda recaer sobre Google, permitiendo a los de Mountain View seguir proporcionando sus servicios y apps a los móviles de Huawei. Parece que el Gobierno norteamericano baraja abrir la mano a las relaciones con Huawei en el comercio de ciertos bienes sensibles, que por su importancia estratégica sería mejor mantener activos. Evidentemente no suena descabellado que uno de esos bienes pueda ser el sistema operativo de Google.

Huawei en el Mobile World Congress 2019 | Huawei

Y puede tener su sentido que Android sea uno de esos bienes sensibles, si tenemos en cuenta el enorme negocio que Google hace con el sistema operativo en los móviles de Huawei. Hay que tener en cuenta que los chinos son el segundo fabricante mundial de móviles, y por tanto el veto a Huawei podría suponer a Google no estar presente en cientos de millones de móviles en los próximos años. Con la consiguiente pérdida de cuota de mercado y evidentemente de ingresos. Y por supuesto abriendo la puerta además a la entrada en el mercado de un nuevo sistema operativo del que nadie puede atreverse a vaticinar su alcance real.

Así que por el bien de Google, de Huawei y de los usuarios móviles que siguen a la marca china, esperamos que uno de esos bienes sea Android, que estos meses de incertidumbre queden en una simple pesadilla. En las últimas horas hemos conocido que las posturas entre Estados Unidos y China se han acercado en cuanto a sus relaciones comerciales. Aunque eso sí, de momento parece que los contactos entre ambas potencias para resolver esta crisis van a ser limitados. Por lo tanto estamos ante una tibia luz al final del túnel para Huawei, ahora que se le agota el tiempo de cara al 19 de noviembre.