TecnoXplora » Móviles

Móviles

Consejos para proteger tú móvil del frío extremo

En estos días de frío no está de más seguir algunos de estos consejos para proteger a tu móvil

Utilizando el móvil en plena nevada

Photo by Victor Xok on Unsplash Utilizando el móvil en plena nevada

Publicidad

Desde hace ya varios días estamos viviendo en muchos lugares de España un frío intenso, sobre todo por las noches, donde las heladas se han convertido en algo completamente habitual. Estamos asistiendo a días en las que estas heladas son persistentes, con unos grosores de hielo importantes en algunos casos. Como en todo, los extremos nunca son buenos, tampoco para nuestro teléfono móvil. Ni le viene bien el calor extremo, ni tampoco el frío extremo. Y en este último caso es en el que nos encontramos actualmente. Hoy os contamos algunos consejos que pueden ayudar a que vuestro móvil no se resienta por el frío extremo de estos días.

¿Para qué temperaturas están preparados nuestros móviles?

Como es habitual, los fabricantes marcan un umbral por arriba y por abajo cuando hablamos de temperaturas extremas. En el caso de Apple, por ejemplo, con su iPhone 11, en las especificaciones del terminal podemos comprobar que la temperatura de funcionamiento óptima es entre los 0 y 35 °C. Por otro lado, la temperatura en que el almacenamiento del teléfono funciona correctamente, y está libre de posibles problemas con los datos, se mueve entre los 20 y 45 °C. Por tanto, estos días, en los que estamos viendo temperaturas nocturnas de -5 grados, estamos en ese umbral en el que el teléfono puede no funcionar correctamente si alcanza esa temperatura, por esa razón, lo mejor es tener en cuenta estos consejos, que pueden ayudar a que no se alcance una temperatura tan baja en el teléfono.

Frío invernal | Photo by Jeffrey Blum on Unsplash

Mantén el teléfono cerca de tu cuerpo

Es evidente que si dejamos el móvil en una mochila, un bolso, o sobre el asiento del coche si este ha estado toda la noche a la intemperie, que podrá alcanzar fácilmente temperaturas bajo cero. Por esa razón siempre es recomendable llevar el móvil en un bolsillo interior de nuestro abrigo o chaqueta. De esta manera el calor corporal será capaz de evitar que la temperatura del teléfono baje de forma extrema.

Evita cambios bruscos de temperatura

Lógicamente si vamos a salir de una estancia, por ejemplo nuestra casa, en la que hay 20 o 23 grados, a la calle, donde puede que hagan 5 grados bajo cero, lo mejor es llevar guardado o protegido el móvil. Sobre todo en aquellos que están recubiertos de cristal, no solo en su pantalla, sino también en su parte trasera. Los cambios bruscos de temperatura pueden quebrar el cristal, sobre todo si previamente había algún tipo de daño, por minúsculo que fuera.

Ponle una funda, o al menos no se la quites

Al igual que en verano os recomendamos liberar al móvil de la funda lo más posible, porque esta retiene el calor que genera el teléfono, al menos en parte, ahora os decimos todo lo contrario. Una funda puede ayudar a amortiguar el efecto del frío sobre nuestro teléfono. Más en esos casos en los que el terminal aumenta su temperatura, por las propias tareas que está procesando en algunos casos.

Evita cargarlo estando demasiado frío

Las baterías pierden muchas de sus propiedades con el frío, si tenéis un coche eléctrico notaréis que con temperaturas muy bajas pierden mucha de su eficacia. Al móvil le pasa lo mismo, con el añadido de que el proceso de carga también podría dañar el teléfono, si este no se hace en un momento adecuado. Esto quiere decir que si tú móvil está muy frío, lo mejor es esperar a que alcance la temperatura de ambiente de tu casa o cualquier otra estancia calefactada, para comenzar a cargarlo. De lo contrario nos arriesgamos a producir daños en la batería. Como veis no hemos descubierto la rueda con estos consejos, simplemente es sentido común para proteger el móvil de situaciones de frío extremas.

Publicidad