ALGUNAS PUEDEN SER MUY PELIGROSAS

El lado oculto de las extensiones que instalas en tu navegador

Algunas extensiones no son fiables por lo que debemos saber identificarlas y minimizar los riesgos.

Amenazas hacker en nuestro móvil.

Amenazas hacker en nuestro móvil. Foto de Clint Patterson en Unsplash

Publicidad

Hemos hablado en muchas ocasiones de extensiones para el navegador que permiten añadir funciones que no vienen de serie. Estas son programaciones de terceros, programadas gracias a Chromium, gracias a ser de código abierto. Pero no todas son seguras, por lo que debemos estar muy atentos.

Extensiones maliciosas más comunes

Son muchos los usos que podemos hacer de estas extensiones. Estas programaciones se añaden al navegador para incluir nuevas funciones, estás podemos descargarla a través de las tiendas oficiales que se encargan de filtrar y llevar un control de las extensiones asegurándose de que no son peligrosas para nuestro sistema. Pero está no es la única forma de acceder a ellas, por lo que debemos estar atentos a las fuentes que las suministran.

Datos que nunca deberías compartir en Internet
Datos que nunca deberías compartir en Internet |

El peligro de estas extensiones reside en los permisos que necesitan para funcionar y el acceso a la información, en el caso de Google Chrome debemos darles permiso para leer y escribir, teniendo la potestad de cambiar los datos en la web que visitemos. Además de recopilar información sobre la ubicación, la actividad y contenidos web a los que accedemos. Aunque a la hora de instalar las extensiones recibimos un mensaje en los que se nos explican las condiciones de uso y privacidad, pero la mayoría de nosotros los obviamos y seguimos adelante con la instalación, una práctica que puede poner en peligro nuestro sistema sin saberlo.

Esto puede dar pie a introducir malware y adware en nuestro sistema. Lo que hace a los ciberdelincuentes ganar dinero a nuestra costa cuando el usuario accede a enlaces trackeados que los lleva a la página del anunciante. Algo que además puede analizar tus búsquedas y datos y ofrecer publicidad que se ajuste a tus necesidades. Pero esto no es lo peor que puede pasar, en el caso de las extensiones maliciosas pueden robar información sensible no solo de nuestras búsquedas y cookies, además pueden hacerse con nuestros datos bancarios. Entre estas podemos encontrarnos de varios tipos.

Unas de las más habituales son las extensiones de adware malicioso de WebSearch, disfrazadas de herramientas para Office se introducen en el sistema. Una vez instaladas, reemplazan la página de inicio y esta nos lleva a enlaces afiliados. Además, cambian el motor de búsqueda habitual, para analizar y guardar nuestras búsquedas, con el fin de ofrecernos enlaces según sus propios intereses.

También podemos encontrar estas en forma de extensiones para descargar música videos de redes sociales o servidores proxy. Al hacerlo introducimos software malicioso con el cual el atacante usa nuestro equipo para reproducir vídeos en segundo plano y conseguir ingresos por las reproducciones. Del mismo modo se lucran robando las cookies de nuestros ordenadores, instalando cookies de forma ilícita y sin necesidad de acceder a la página web en cuestión.

Estas son algunas de las más comúnmente usadas, pero existe una larga lista. Mantenernos a salvo es muy sencillo, descarga solo extensiones de fuentes oficiales y lleva un control de las instaladas, es recomendable de vez en cuando hacer limpieza de aquellas que no utilicemos y sospechar si no hemos instalado alguna de estas funciones.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Oscorp, el nombre de un nuevo 'malware' de Android que puede vaciar tus cuentas

TecnoXplora » Internet

Publicidad