TecnoXplora » Internet

¿AMENAZA A LA NEUTRALIDAD DE LA RED?

Google Fi: el buscador quiere convertirse en un ¿aterrador? Inspector Gadget digital

El buscador lanza Project Fi, un programa con el que funcionará como operadora móvil en Estados Unidos con unas tarifas muy interesantes. Eso sí, únicamente podrán utilizarlo los usuarios de uno de sus teléfonos: Nexus 6.

Oficinas de Google

Agencias Oficinas de Google

Publicidad

Google quiere “explorar” las posibilidades que ofrece “una conexión rápida, ubicua, sencilla de utilizar y accesible para todo el mundo”. Para ello ha lanzado Project Fi, el programa con el que probará esto con la ayuda de Sprint y T-Mobile. Sobre el papel, todo bonito. Pero hay dudas. Muchas.

El servicio tendrá un precio de partida de 20 dólares al mes y uno de sus pilares será la sencillez para el usuario. Nada de tarifas de animales o nombres vacíos: por estos 20 dólares se obtienen llamadas, mensajes y 'roaming'. Para los datos, por cada 10 dólares adicionales se añade 1GB de navegación. Además, lo que no se consuma le será devuelto al usuario (es decir, si paga 2 GB y solo consume 1,6, recibirá esos 4 dólares).

La tarifa suena muy bien y, a primera vista, podría revolucionar el sector. En España, aun si se convirtiesen los dólares en euros, sería una de las mejores en relación cantidad-precio (no tiene sentido especular con su calidad sin saber qué redes utilizaría o cómo funcionaría su servicio de atención al cliente). Sin embargo, también podría revolucionarlo para mal, ya que ataca frontalmente el concepto de neutralidad de la Red.

Sin entrar en mucho detalle, la neutralidad de la Red no tiene que ver con que ésta sea de derechas o de izquierdas, sino con el tráfico. Desde el nacimiento de internet, se ha tratado todo el tráfico por igual sin importar el contenido o el método de acceso (los proveedores de acceso proporcionan la misma conexión independientemente de si la utilizas para consultar la página del MIT desde un Mac o para ver vídeos de gatos desde una tableta).

En general, los jóvenes gigantes de la Red siempre han defendido la importancia de este concepto como catalizador de la innovación y fuente de acceso a la información, mientras que otras compañías más viejunas como Microsoft o los propios operadores han puesto más trabas. Google, por su parte, ha jugado a dos bandas: la defiende con palabras bonitas y al mismo tiempo le lanza ganchos de derecha con sus actos. Como ahora.

La firma cada vez se parece menos a un buscador y más a un Inspector Gadget del sector: actualmente, Google te proporciona todo lo necesario para leer un correo con un enlace a un artículo sobre la importancia de la felicidad enviado por tu tía, desde el dispositivo al propio correo, pasando por el portal en que se aloja el blog o el buscador en el que lo ha encontrado tita Gertrudis. Y ahora también podría ser quien dé acceso a internet, pero únicamente si compras su móvil. La excusa es que se trata del “único teléfono inteligente compatible con el harware y el software necesarios para funcionar” con su servicio. La realidad es muy diferente.

En defensa de Google hay que decir que es cierto que es pronto para levantar dedos acusadores, pero, en vista de sus últimos actos y demandas por monopolio, lo que sí podemos levantar es una ceja de sospecha. Y es que hasta Facebook, que ya se las vio hace unos años con el buscador por la neutralidad de la Red, forma parte de un proyecto -Internet.org- que quiere llevar internet gratuito a los lugares en que no hay acceso y planea hacerlo únicamente a través de sus servicios. No obstante, por el momento ha conseguido camuflarlo gracias al hecho de que es una buena causa. Google, por mucho que se empeñe en pedirnos que no seamos malvados, cada vez asusta más.

Publicidad