TecnoXplora » Internet » Empresas

TODO UN SECTOR ESPERA EL DICTAMEN SOBRE AQUEL POLÉMICO CHEQUE REGALO EN SANT JORDI

Amazon pide al juez que no haga pública la sentencia que le enfrenta a los libreros

Un juez tiene en ascuas al sector del libro español. Los libreros demandaron a Amazon por el uso ilegal de un cheque regalo en Sant Jordi hace dos años y aún esperan el veredicto de un juicio, donde los abogados de la multinacional pidieron que la sentencia se mantuviera en secreto.

Planta Logística de Amazon

Coveritmedia La planta logística de Amazon en San Fernando de Henares

Publicidad

David González Torres | Coveritmedia @dgonzaleztorres | Madrid
| 08.07.2015 09:34

Así, el despacho de abogados, que representa a Amazon, solicitó en el juicio del 4 de marzo de 2014 que “no se hiciera pública” la sentencia que le enfrentaba a los libreros, “algo inaudito”, según explican fuentes de la demanda.

"Imagina un caso de corrupción. Es como si el partido político afectado por el escándalo le pidiera al juez que 'escondiera' el dictamen, las penas de cárcel impuestas y la multa al imputado, para que así nadie lo sepa", arremeten fuentes consultadas dentro de la patronal de libreros.

Dicha petición por parte de Amazon de no hacer pública la sentencia no solo sorprendió a libreros y editores durante la vista, sino que, incluso, los enervó aún más ante los representantes de la multinacional de Jeff Bezos. No en vano, la legislación española reconoce el derecho a conocer toda resolución judicial, como así recoge la Constitución española y la Ley Orgánica del Poder Judicial.

“Habría que ver las justificaciones jurídicas que dieron, pero toda sentencia es pública por definición. Amazon no es titular de datos personales, las empresas carecen de derecho a la intimidad y tampoco parece que este juicio desvele procesos industriales”, confirma Carlos Sánchez Almeida, del despacho Almeida Abogados.

En España, de hecho, solo se permite mantener en secreto una sentencia en casos muy excepcionales –violación de una persona (por seguridad) o litigios de secretos industriales (la fórmula de la Coca Cola), por poner dos ejemplos extremos entre lo personal y lo empresarial-.

La demanda por un cheque

Pese a todo, desde que comenzó esta guerra entre libreros y Amazon, han pasado casi cuatro años, entre el periodo de los hechos, la demanda y la celebración del juicio del que aún se espera un veredicto.

La cronología comenzó durante Sant Jordi de 2012. La filial española de Jeff Bezos ofreció un cheque regalo tras la compra de libros en su plataforma, hecho que repitió el siguiente año durante la misma efeméride.

Esta táctica comercial durante dos 'santjordis' consecutivos enfureció a la patronal de librerías CEGAL y con ayuda de los editores de la Asociación de Cámaras del Libro –antigua Fedecali- presentaron una demanda contra Amazon el 10 de julio de 2013. El siguiente año, ambas partes se veían en el juicio, el día 4 de marzo de 2014, en los juzgados madrileños de lo mercantil de Plaza de Castilla.

Contra la ley del precio fijo

El litigio vino porque Amazon entregaba el mencionado cheque regalo de cinco euros por cada compra de 20 euros en libros durante aquellos días de Sant Jordi. Esos cinco euros se podían usar para adquirir "cualquier producto en la tienda online", según Amazon. ¿Libros incluidos? Sí. Por ese motivo, los libreros dicen que es un segundo descuento encubierto, porque también pueden usarse para comprar otra novela, por ejemplo, y así eludir el precio fijo del libro.

La ley permite rebajas del 10% solo en fechas concretas o ferias del ramo (Feria del Libro o Sant Jordi, por ejemplo). Si Amazon aplica este descuento del 10% y le suma un cheque en efectivo adicional, dicha dádiva supone una práctica ilegal que atenta contra la competencia, según explicaron en su momento CEGAL y la Federación de Gremio de Editores de España (FGGE).

Por ese motivo, libreros y editores esperan una sentencia similar, y a su favor, a la que se dictó contra la FNAC por prácticas similares. En estos casos, el dictamen suele ser rápido, aunque fuentes de la demanda aseguran que el juez es consciente de que su decisión afecta a “todo un sector” y no solo a las partes implicadas.

Los libreros y editores no han pedido dinero en concepto de daños y perjuicios a Amazon por usar el cheque regalo para sortear la ley del precio fijo del libro, pero sí quieren que la jurisprudencia les de la razón para parar posibles réplicas, tanto de la multinacional estadounidense, como de cualquier otro operador. Además, esperan que la sentencia implique la correspondiente multa o sanción por competencia desleal.

En juego está si la ley del precio fijo –el mismo para todas las redes de venta, online y offline- se interpreta como quiere Amazon o como siempre se ha hecho por el resto del sector editorial y librero. Visto para sentencia desde hace más de un año, todos esperan la decisión del juez, aunque Amazon haya pedido que no se haga pública.

Publicidad