Los ratones nos llevan acompañando durante muchos años, desde que el ordenador personal existe, y los hemos conocido de todas las formas y mecanismos posibles. Desde los legendarios ratones de “bola” a los que contaban con una gran “bola” para controlarlos. En estos últimos años los ratones ópticos son la norma, y estos cuentan con todo tipo de funciones para hacer más sencillo el manejo del ordenador. El peso no es un aspecto al que le presten demasiada atención los fabricantes, y en esta ocasión nos fijamos en un ratón ultra ligero, que recurre a la fibra de carbono para poder reducir su peso, es seguramente uno de los ratones más ligeros del planeta.

Así es el Zaunkoenig M1K

Este ratón ha sido diseñado para jugar, pero jugar con la máxima comodidad. Para ello han recurrido a la fibra de carbono, con el objetivo de que el ratón tenga un peso muy, muy bajo. Menos de la mitad del que puede tener un ratón normal tirando a ligero. Pesa menos de la mitad que el siguiente ratón más ligero del mercado. Para hacernos una idea, este Zaunkoenig M1K pesa solo 23 gramos, mientras que el siguiente más ligero pesa 50 gramos. Por ejemplo el ratón G Pro Wireless de Logitech pesa nada menos que 80 gramos, por lo que la diferencia es bastante abultada en este aspecto. Cuando hablamos de jugar, el peso es clave a la hora de ser el más rápido disparando a nuestros enemigos y acertando en el objetivo.

Un ratón pesado se controla peor y es menos preciso que uno que pesa mucho menos, es algo evidente. En este aspecto los 23 gramos del Zaunkoenig M1K hacen maravillas, por lo que el ejercicio de apuntar a los adversarios es coser y cantar. Este ratón va a ser bastante exclusivo, porque solo va a haber 333 unidades en Kickstarter,, la plataforma de Crowdfunding donde se ha lanzado este ratón ahora. Como era de esperar, ha conseguido la financiación en tiempo récord, a pesar de que su precio no es precisamente económico.

De hecho su precio en Kickstarter es de 169 euros, mientras que una vez que pase la campaña, este precio será de 249 euros, un precio desde luego muy exclusivo. Estará disponible en color negro, azul o amarillo, y las primeras unidades se entregarán a sus propietarios a partir de este mismo mes de octubre, por lo que no es un proyecto de esos donde las entregas se eternizan, con el consiguiente riesgo de que nunca se produzcan.