TecnoXplora » Gadgets

DILEMAS MORALES

Tus decisiones dependen del dispositivo: eres más racional y sensato con un teléfono que con un ordenador

Ls usuarios de teléfono móvil son más racionales al tomar una decisión ante un dilema moral que los de un ordenador de sobremesa.

Decisiones en el smartphone

danielsteuri en Flickr bajo licencia CC Decisiones en el smartphone

Publicidad

Solemos asociar los dispositivos móviles con la dispersión mental y con una invasión de estímulos que hacen que nos distraigamos más que antes. Al llevarlos siempre encima hay personas que lo utilizan para decir cosas 'en caliente', como sucede a veces con los que usan las redes sociales para soltar barrabasadas sin pizca de raciocinio.

Un nuevo estudio ha analizado cómo los smartphones están cambiando la forma en la que tomamos decisiones morales y, para sorpresa de muchos, la principal conclusión no es tan negativa como las ideas preconcebidas que describíamos en el primer párrafo. Y es que las personas que los usan intensivamente son más propensos a tomar decisiones racionales y con menos carga emocional cuando se les presenta un dilema que los que usan un ordenador.

Los usuarios de dispositivos de sobremesa, según las conclusiones publicadas en la revista 'Computers in Human Behavior', son más propensos a dejarse llevar por su intuición, pero también a seguir las reglas establecidas sin valorarlo antes.

La hipótesis previa de los autores del estudio era que los teléfonos inteligentes centran la atención en una sola tarea, mientras que el ordenador tienen acceso a más información extra. Para probarla presentaron múltiples dilemas a una muestra de 1.010 personas, asignándoles dispositivos al azar, y juzgándolos en su reacción.

Uno de los dilemas era el del tranvía, un experimento muy usado en análisis éticos. Un tren fuera de control se dirige a arrollar a cinco personas que están atadas a las vías. La elección está entre no hacer nada o empujar a una persona desde un puente para detener el convoy. La respuesta más pragmática es matar a un hombre para salvar cinco vidas, y fue la que eligieron el 33,5% de usuarios de teléfonos inteligentes frente al 22,3% de usuarios de PC.

En una variación de este dilema, que daba la oportunidad de tirar de una palanca para desviar el tren provocando una muerte, los resultados fueron más parejos, aunque los usuarios de teléfono recogieron la respuesta práctica más a menudo.

El autor principal del estudio cuenta en la web de la City (la Universidad de Londres) que los resultados “podrían ser debidos al aumento de la presión que se presenta con los teléfonos inteligentes” y a “la mayor distancia psicológica que tenemos cuando usamos estos dispositivos en comparación con los ordenadores”.

Nuestra vida social y muchas de nuestras decisiones se esconden cada vez más detrás de las pantallas y, aunque las situaciones a las que nos enfrentamos son parecidas a las de antaño, parece que estos dispositivos afectan a nuestro juicio más de lo que podríamos imaginar.

Publicidad